EFESegovia

El historiador polaco Adam Michnik, uno de los principales organizadores de la oposición ilegal democrática en Polonia en la década de los ochenta del siglo pasado, ha dicho estar "muy preocupado" ante el panorama político actual, el cual le recuerda "a la Europa de los años treinta".

"Tengo la impresión que se está debilitando mucho el centro, no solo en mi país, en muchas lugares está debilitándose la izquierda democrática y la derecha democrática, a los dos lados, y están tomando fuerza los extremismos, los nacionalismos y los sistemas autoritarios xenófobos", ha comentado.

Ha puesto como ejemplo de ello el Brexit en Reino Unido, el Frente Nacional en Francia, a Matteo Salvini en Italia, a Viktor Orbán en Hungría, a Jaroslav Kaczynski en Polonia, Vladimir Putin en Rusia, Donald Trump en Estados Unidos, Recep Tayyip Erdogan en Turquía y a Jair Bolsonaro en Brasil.

Michnik, que dirige el periódico más importante en Polonia, "Gazeta Wyborcza", ha hecho esta reflexión durante una charla celebrada con motivo de la 15ª edición del Hay Festival de Segovia, en el que ha estado acompañado por el filósofo español Fernando Savater.

Este ha presentado al invitado como "una de las figuras más importantes de la democracia en Europa desde hace muchos años" y un "luchador" en los años ochenta contra el régimen comunista en Polonia, uno de los protagonistas de su transición a la democracia y "alma viva" del periodismo.

Cuestionado por Savater, Michnik ha opinado sobre el nacimiento de partidos extremistas y, en algunos casos, su ascenso al poder, y ha expresado que, a su parecer, a muchos de ellos "les gustaría tener un poder tan fuerte como el de Putin", mientras que este piensa en "qué bueno sería tener el poder de Xi Jinping en China".

Según él, muchos de ellos quieren emprender "un camino a la dictadura" pero, ha apuntado, "se van a romper la crisma por el camino": "Y nosotros vamos a ayudar a que este suceda", ha añadido Michnik, quien ha explicado también que su periódico es muy atacado por el Gobierno polaco.

En un análisis centrado en su país, el experto ha comentado que la situación está "fatal" en lo que tiene que ver, por ejemplo, con la independencia del poder judicial, pues existe una "bolchevicación" de la justicia.

Lo ha conseguido el Gobierno, según ha analizado Michnik, a través de la anulación del Tribunal Constitucional y la Fiscalía, que se encuentran "supeditados a lo que dice el Gobierno" porque su papel se limita ahora a "defender los intereses del poder y no el de los ciudadanos".

Ante esta situación, el historiador ha reconocido mantenerse "optimista" porque "un polaco que no sea optimista tiene que ahorcarse", pero "sin exageraciones".

Ha puesto como ejemplo las protestas populares en Bielorrusia o la entrada en el poder de un partido ecologista en Austria como una muestra de que, tal vez, "el proceso de dominación populista se puede revertir".

Sin embargo, ha alertado de que, aunque esto se consiguiera, los populistas seguirían estando en sus países: "Habría que ver qué lenguaje tendríamos que utilizar para intentar convencerles de que merece la pena convivir en un orden democrático", ha sugerido.

En su opinión, la Unión Europea tiene un papel importante en esta cuestión, en principio mediante amonestaciones y, si esto no funciona, condicionando sus fondos al respeto de los derechos humanos en cada país.

Respecto a España, el historiador polaco se ha declarado "muy fan" de la Transición Española, la cual ha explicado que se estudia en Polonia como un ejemplo de éxito y ha destacado el papel del Partido Comunista en este episodio histórico.

A este comentario, Fernando Savater ha expresado que "ojalá" en España hubiera "tanto entusiasmo" sobre este período de la historia como en Polonia, donde parece que hay más partidarios de ella que en el país donde se produjo. EFE

1011939

lll/jcp

(foto)