EFEValladolid

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, ha confiado este lunes en que Castilla y León será una de las primeras autonomías en recuperar el nivel de Producto Interior Bruto previo a la pandemia de covid, para lo que ha ofrecido como apoyos una menor recesión, menos paro y menos deuda pública que la media nacional, aunque con el cierre de 2021 únicamente había recuperar el 64% del PIB perdido con la crisis sanitaria.

Durante la parte inicial de su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes de Castilla y León, para desgranar sus proyectos para la legislatura que acaba de arrancar, Carriedo no ha destallado en qué medida se corregirán las perspectivas de crecimiento económico en 2022 como consecuencia de la inflación y la guerra en Ucrania, pero ha sostenido que parte con "ventaja" por haber resistido la pandemia de covid "mejor que el conjunto de España".

Carriedo ha sostenido que Castilla y León tiene "bases más sólidas" para recuperar la economía, entre otros motivos por la "prudencia que ha caracterizado la gestión de esta Comunidad", que entre otros factores llevó a la Comunidad a crecer en 2021 un 5,5 por ciento, por lo que resta aún el 36 por ciento para recuperar el PIB existente antes de la pandemia.

El consejero ha reconocido que en 2022 la Comunidad está sufriendo un "deterioro" de las expectativas iniciales, como consecuencia de la inflación, con "las peores cifras de los últimos 29 años, los altos costes de la energía y de las materias primas, el problema de la escasez de 'stocks', las dificultades de abastecimiento en algunos productos, o la posibilidad de retirada de estímulos al crecimiento por parte de la UE en los próximos meses".

"A pesar de ello, esperamos un crecimiento que nos permitirá estar entre las primeras Comunidades Autónomas que consigan recuperar el nivel del PIB previo a la pandemia", ha declarado sin concretar en qué medida.

Sobre el reflejo de este crecimiento en el empleo, Carriedo ha explicado que actualmente hay 31.700 ocupados y 16.500 activos más que el año anterior, o 41.400 personas menos apuntadas a listas de desempleo, con una tasa de paro que presenta un diferencial de 2,6 puntos porcentuales mejor que la media española.EFE