EFEValladolid

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, se ha mostrado este viernes "sorprendida y dolida" por la demanda que ha presentado el Colegio de Médicos de León por falta de material de protección sanitaria, cuando los mensajes internos han sido de apoyo y ánimo, y les ha recordado que el enemigo no es la Consejería sino que se llama coronavirus.

En rueda de prensa este viernes para detallar los datos de evolución de la pandemia, a preguntas de los periodistas sobre esa demanda, Casado ha calificado de "no se qué" esa postura de los médicos, en ningún caso "de ayuda".

La enfermedad se vence "todos juntos", ha insistido la consejera, que se ha referido en la rueda de prensa al actuar del líder del PSOE en la Comunidad, Luis Tudanca, y a la portavoz en Sanidad socialista, Inmaculada García, por su colaboración proactiva y para ponerles en contacto con proveedores.

Una actitud "de remar todos" en la misma dirección, ha valorado la consejera.

Preguntada por las autorizaciones de las manifestaciones del 8M, Casado ha remitido a las delegaciones del Gobierno como entidad que las autoriza, pero se ha negado a criticar "si se hizo o no se hizo" algo, ya que "criticar a posteriori" resulta "muy fácil", pero no sirve para ayudar a contener el problema de los contagios.

En el caso de Castilla y León, ha recordado que cuando empezaron a tomar decisiones algunos les decían que generaban "alarmismo", en referencia a la petición de material de protección sanitaria a particulares y empresas, pero resultó positivo para proteger a los profesionales.EFE