EFEValladolid

Impulsada por la industria y una ligera recuperación del sector exterior, la economía de Castilla y León creció al 2 por ciento en el tercer trimestre del año, cuatro décimas menos que en el anterior, de acuerdo a los datos destallados este lunes en rueda de prensa por el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo.

La variación intertrimestral se situó en el -0,3 por ciento en ese periodo, una desaceleración que el consejero ha atribuido a la caída en la producción energética y al sector agrícola, con un comportamiento algo más favorable de la ganadería.

Hace un año, en el tercer trimestre de 2018, la economía de Castilla y León creció a un ritmo del 3 por ciento, justo un punto más que en este periodo de 2019, aunque ya entonces, la economía de la Comunidad se anotó un descenso de cuatro décimas análogo al ocurrido en este trimestre.

Como ha explicado el consejero, este crecimiento del 2 por ciento en el periodo de julio, agosto y septiembre, ha estado marcado por el empuje del sector exterior, que presentó una aportación positiva de 0,2 por ciento, después del descenso del 0,7 por ciento del periodo anterior.

No obstante, este repunte del sector exterior ha quedado lastrado por el acentuado descenso de casi el 20 por ciento (-19,8 %) de los productos energéticos, según Fernández Carriedo, por la sequía y la menor agua embalsada o el cese de la producción de las térmicas en la Comunidad desde el 31 de diciembre del pasado año.

Por su parte, las ramas manufactureras se "aceleraron" del 1,6 por ciento al 2,9 por ciento en este trimestre, donde la mayor parte de ellas observaron un "mejor comportamiento", especialmente entre las alimentarias y las de material de transporte.

También ha contribuido a este descenso trimestral el "mal dato" del sector agrícola en la Comunidad que, aunque "ha conseguido repuntar medio punto respeto al segundo trimestre", en términos internauales este ha descendido un 12,1 por ciento, ya que en 2018 se produjo una "gran cosecha" que permitió acabar el año con un crecimiento superior al 12 por ciento en el sector.

De este modo, el Valor Agregado Bruto (VAB) del sector primario de Castilla y León anotó en el tercer trimestre de 2019 una variación interanual negativa del 4 por ciento, mitigado en parte por el incremento de la producción del sector ganadero, frente al descenso observado en el trimestre precedente.

Finalmente, el sector de la construcción creció un 2,7 por ciento en el tercer trimestre de 2019, inferior a la tasa registrada en el periodo precedente (3,1 %), por lo que se observa un "menor dinamismo" en la actividad tanto de "edificación" como de "ingeniería civil".

Estos datos, según ha expuesto el consejero, han permitido conseguir un crecimiento interanual del 1,5 por ciento (0,5 % respecto anterior trimestre) en términos de empleo, medido en puestos de trabajo a tiempo completo, con un mayor incremento en el empleo del sector primario y en servicios, coincidiendo con los meses estivales.

Aunque aún queda un último trimestre para cerrar el año, el consejero de Economía y Hacienda ha avanzado que el Ejecutivo autonómico "no espera grandes variaciones" en el cuarto y último trimestre del año, que también estará marcado por esta desaceleración evidenciada desde el segundo trimestre del año pasado.

Sí que ha confiado el consejero en que el previsible nuevo Gobierno de la nación aborde la "importante" reforma del sistema de financiación de las comunidades autónomas, pues la "indefinición no es buena", aunque Fernández Carriedo ha advertido de que este modelo "no servirá de nada" si lo que se trata es de "contentar a un socio de gobierno".

Por este motivo, el consejero de Economía y Hacienda de Castilla y León ha instado al futuro Gobierno a desarrollar medidas en favor del empleo y de la economía pues, de lo contrario, la tendencia "no mejorará" y se "deteriorará la confianza", ha expresado Fernández Carriedo, aunque ha matizado que tampoco quiere "anticiparse ni prejuzgar nada". EFE