EFEValladolid

Castilla y León, con el desplazamiento hacia el este de la borrasca ártica durante las próximas horas, despedirá un fin semana de nieve en cotas muy bajas que ha obligado a la activación de planes de preemergencia en el norte de León, Burgos y Palencia, y a dispositivos de alerta en Ávila, Segovia y Soria

La Delegación del Gobierno en Castilla y León mantiene no obstante el plan de preemergencia que activó este pasado sábado por la tarde en León, Burgos y Palencia, las tres provincias que está soportando las consecuencias más intensas de la borrasca, mientra que ha levantado las alertas en las zonas llanas de Ávila.

Durante las próximas horas, la cota de nieve subirá en la Cordillera Cantábrica (Burgos y Palencia), también en la Ibérica (Soria), y se prevén nuevas nevadas a partir del miércoles (1 de diciembre), aunque con menos virulencia que las de este fin de semana, según la Agencia Estatal de Meteorología.

La retención y liberación de camiones en áreas de servicio y de descanso en las inmediaciones de Aguilar de Campoo (Palencia), de Ávila y principalmente de Miranda de Ebro (Burgos), ha sido el episodio más relevante en lo que al tráfico se refiere, también con incidencias reseñables en las principales autovías: A-1 (Norte), A-62 (Castilla), A-67 (Cantabria-Meseta), A-73 (Burgos-Aguilar) y A-66 (Ruta de la Plata).

En menor medida, la nieve condicionó este fin de semana el tráfico en otras autovías como la A-231 (Camino de Santiago), la AP-51 (Ávila-Villacastín) y la A-6 (Noroeste).

Como ejemplo de ello, un millar de camiones, según fuentes de la Delegación del Gobierno, han pasado la noche del sábado al domingo en diversas áreas de servicio situadas en la AP-1 junto a las poblaciones burgalesas de Rubena y Miranda de Ebro, ante la imposibilidad de circular debido a la nieve.

Desde primeras horas del domingo, varias máquinas quitanieves han encabezado los convoyes organizados para liberar a los vehículos pesados de su retención (embolsamiento) en lugares habilitados para no dificultar la circulación de los vehículos de menor tamaño.

Detrás de las máquinas, con la calzada despejada de nieve, han podido circular en caravana los camiones retenidos para abandonar este corredor de la AP-1, antigua autopista de peaje de aproximadamente 70 kilómetros entre Rubena y Miranda de Ebro, desde este domingo ya en nivel amarillo (se puede circular con precaución).

Durante la jornada de este domingo, en una línea similar a la del sábado, al menos diez autovías se han visto afectadas por la nieve en las provincias de León, Burgos, Palencia, Soria y Zamora, según fuentes de la DGT con datos recabados a las 10:35 horas.

Los puntos afectados en Burgos han sido en el entorno de Lerma (A-1), de Melgar de Fernamental (A-231), en Miranda de Ebro (AP-1) y en la capital burgalesa (A-73), estos dos últimos con la prohibición de circular a camiones y vehículos articulados.

En la provincia de León la nieve ha afectado en las inmediaciones de Astorga y de Vega de Valcarce (A-6) y en Valverde de la Virgen (A-66), mientras que en Palencia las dificultades se han concentrado especialmente en Aguilar de Campoo (A-67) y Quintana del Puente (A-62).

En las cercanías de la capital soriana (A-15) y en el término zamorano de Lubián (A-52) se encuentran las otras dos autovías que han tenido nieve en proporciones peligrosas.

Burgos ha sido este domingo la provincia con más carreteras nacionales advertidas por el peligro de nieve: en los términos municipales de Cardeñajimeno (N-120), Oña y Villarcayo (N-232), Sarracín (N-234), Merindad de Río Ubierna (N-623) y Rubena (N-1), en estas dos últimas con prohibición a vehículos pesados y articulados.

La misma prohibición ha regido para el paso montañoso de San Glorio (N-621 y N-625) y en Villamanín (N-630), donde al resto de vehículos se les ha exigido cadenas o neumáticos de invierno para poder circular.

Aguilar de Campoo (N-627) ha sido el punto más conflictivo en la provincia de Palencia, al igual que en la periferia de la capital de Soria (N-111 y N-234), en el primer caso cerrado para camiones y vehículos articulados.

Este domingo también quedó restablecido el tráfico ferroviario entre León y Asturias, interrumpido el pasado viernes al descarrilar un tren de mercancías dentro del Principado cuyo arreglo se ha demorado debido a las severas condiciones climatológicas.

Por último, los ayuntamientos de León y de Ávila se vieron obligados a la activación de sus respectivos planes de vialidad invernal ante a incidencia de la nieve. EFE