EFEValladolid

Castilla y León "no tendrá problemas para defender" las siete medidas acordadas por la Comisión de Salud Pública de cara a la Semana Santa, ya que "las tiene todas" en vigor, según ha sostenido este viernes la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

En su comparecencia en las Cortes regionales, a petición propia, para analizar la evolución de la pandemia y la estrategia de vacunación, Casado ha dicho que aunque tendrán que ser aprobadas por el Consejo Interterritorial, Castilla y León "no tendrán problemas en defenderlas".

Castilla y León sigue con el cierre perimetral, que quiere que se mantenga hasta después de Semana Santa, reuniones en espacios públicos y privados a un máximo de cuatro personas y toque de queda entre las diez de la noche y las seis de la madrugada.

Lo importante "es yugular la transmisión" para evitar una "inadmisible" cuarta ola, que sería "terrible social, económica y sanitariamente", ante el "estancamiento" que se detecta en la reducción de la incidencia acumulada o en el caso de Castilla y León unas ucis aún con un alto porcentaje de enfermos covid, el 34 por ciento este viernes.

Aunque ese dato del 34 por ciento permitirá relajar a partir del lunes las medidas extraordinarias del nivel cuatro de riesgo que tiene la Comunidad, Casado ha insistido, avalada por todos los grupos, en que la desescalada debe ser extremadamente prudente.

El lunes abrirá el interior de la hostelería, centros comerciales y gimnasios pero con los límites de aforo y restricciones propias del nivel cuatro por covid, el de máximo riesgo.

Y luego tendrán que pasar catorce días para afrontar una desescalada del nivel cuatro al tres en provincias como la abulense que cumple con los datos para bajar, incluido tener sus ucis por debajo del 25 por ciento en enfermos covid.

Casado ha insistido en la importancia de tener un plan conjunto nacional de cara a la Semana Santa, y en esa línea ha valorado la actitud "muy prudente" en la desescalada de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que coincide con la suya, en cuanto que no hay que "salvar ninguna semana sino salvar vidas".EFE