EFEValladolid

Aunque los datos de incidencia acumulada a dos y una semana siguen bajando, y son del 93,87 y 251 por 100.000 habitantes este martes en Castilla y León, el sentimiento de normalidad de la calle no se comparece con el "drama" de las ucis, con 234 pacientes covid en estos momentos, un "cuello de botella" que frena pasar a un menor nivel de riesgo y avanzar en la desescalada.

Así lo ha planteado ese martes en rueda de prensa la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en su análisis de la evolución de la pandemia.

La tasa semanal de casos acumulados sigue bajando y se aproxima a los 64,2 por 100.000 que tenía la Comunidad en la semana de Navidad, pero "sigue siendo muy alta", ha advertido este martes Casado, para quien "cualquier mal paso que se haga puede hacer descarrilar el sistema sanitario".

El 30 por ciento de esos enfermos covid que están en las ucis permanecen más de un mes, con un 10 por ciento que supera los 40 días, un 82 por ciento de intubados, algunos de 30 ó 35 años, y una tasa de letalidad del 22 por ciento en esos enfermos críticos en esta tercera ola, por debajo del 28 por ciento de la primera.

Es complicado bajar esos datos de las ucis de enfermos covid, que superan el 40 por ciento en el caso de Castilla y León, y por encima del 50 en otras comunidades, por la lentitud de salida de los pacientes, por lo que Casado ha insistido en que hay que reducir los contagios y ha sostenido que para ir reconduciendo la situación habría que bajar de los 130 pacientes en las camas de críticos en la Comunidad.

La consejera ha explicado que en los hospitales se ha pasado de tener 24 pacientes covid el 24 de julio a 1.526 el 15 de noviembre, 1.502 pacientes de incremento; mientas que en la tercera ola se pasó de los 365 pacientes el 29 de noviembre a los 2.035 del 31 de enero, 1.600 más.

Y en el caso de las ucis, la segunda ola comenzó con cuatro pacientes en camas de críticos a mediados de julio, con 246 el 20 de noviembre, mientras que en la tercera es comenzó con 130 pacientes ya en las ucis el 7 de enero, hasta superar los 300 a principios de febrero.

En estos momentos el total de personas ingresadas en las unidades de críticos, contando todas las patologías, es de 382, que suponen el 115 por ciento de las 331 camas estructurales, "lo que dista mucho de ser normal y permitir normalizar el sistema sanitario por la gran ocupación y también por la gran necesidad de profesionales".

De acuerdo a los datos ofrecidos por Casado, la Comunidad tiene una tasa acumulada a 14 días de 251 por 100.000 habitantes, 543 en Soria, en Palencia 373, con 291 en León, 278 en Salamanca, 276 en Segovia, 250 en Burgos, 184 en Valladolid, 155 en Ávila y 100 en Zamora.

Casado se ha detenido también en índice de contagios del virus, que desde ayer está en 0,74, tras varios días por debajo del 0,7, una buena cifra, que indica que cada cien personas con covid pueden contagiar a 74, pero que preocupa porque puede indicar "un estancamiento".

E indica que "hay que ser muy prudentes y cautelosos y vigilar para no volver a tener ningún repunte que nos vuelva a poner a todos en riesgo", ha advertido.

Los datos mejoran también a nivel municipal aunque hay algunos, que son pequeños, con incidencias por encima de 960 casos por 100.000 en el acumulado a dos semanas.

Este martes hay 970 pacientes con covid en los hospitales de la Comunidad, 736 están en planta y 234 están en las unidades de críticos, datos que suponen, en el caso de las plantas, un 60 por ciento menos que el pico de más de 2.000 del 1 de febrero, y en las ucis un 30 por ciento menos que el pico de los 328 del 4 de febrero.

La consejera también ha explicado que se recupera poco a poco la actividad programada en los hospitales, que está en el 60 por ciento, pero que también precisa de una mejora en las ucis, ya que cada operación precisa tener una unidad de críticos prevista por si hace falta.EFE