EFEZamora

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León estudia realizar en octubre un nuevo estudio de seroprevalencia que incluya test de covid-19 a los trabajadores y residentes que no hayan pasado la enfermedad de todas las residencias de mayores tras el cribado que comenzará en agosto.

El nuevo testeo dará continuidad al que ya se realizó en abril y al que se iniciará en agosto, según acordó ayer el Consejo de Gobierno de la Junta, según ha explicado este viernes a preguntas de los periodistas en Zamora la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco.

La titular de Familia ha indicado que el estudio, realizado conjuntamente con la Consejería de Sanidad, abarca tanto a las residencias públicas como privadas de Castilla y León, donde se realizarán test tanto a los residentes como al personal que no haya pasado la enfermedad y que por lo tanto no tenga los anticuerpos

El testeo que se iniciará en los próximos días se efectúa "por prevención" y desde Familia han planteado que "si fuera necesario" en octubre se lleve a cabo un nuevo estudio serológico para "llevar el control y ver cómo van evolucionando los centros", ha explicado Isabel Blanco.

La consejera de Familia ha recordado que todas las residencias de la Comunidad han remitido ya sus planes de contingencia frente a la covid-19 y ofrecen diariamente información del estado en el que se encuentran en relación al nuevo coronavirus.

Ha puesto de relieve que el decreto aprobado en las Cortes de Castilla y León obliga a los centros residenciales de mayores y de personas con discapacidad a tener una dotación mínima de equipos de protección individual.

Ha anunciado que la semana que viene se realizará la convocatoria de subvenciones para entidades sin ánimo de lucro que gestionan centros de personas mayores y personas con discapacidad para hacer frente a los gastos en prevención de la enfermedad.

Isabel Blanco ha recordado además que desde la semana pasada no se permite la salida de los residentes a dar un paseo o reuniones multitudinarias en los municipios donde hubiera un brote de coronavirus.

En cambio, por el momento no se han prohibido las visitas, aunque se ha recomendado extremar las precauciones y en un futuro podrían adoptarse otras medidas de restricción si fuera necesario, ya que es "un documento vivo que se va revisando en función de la situación epidemiológica de la Comunidad". EFE