EFEValladolid

Castilla y León seguirá en alerta por el elevado riesgo de incendios forestales, como consecuencia de las altas temperaturas y la posibilidad de que haya tormentas secas, al menos hasta el próximo martes, 9 de agosto.

La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio ha decidido así prorrogar una alerta fijada inicialmente entre el 30 de julio y el 5 de agosto, pero que amplía ante los anuncios de la Agencia Estatal de Meteorología de temperaturas elevadas durante el fin de semana, con máximas de hasta 38 grados en algunos puntos de la Comunidad.

La Junta ha detallado que en algunos lugares del centro y sur de Castilla y León se seguirán registrando "temperaturas 6ºC por encima de lo normal para esta época, lo que hace que el combustible acumule un estrés hídrico muy acusado, viéndose muy incrementada la probabilidad de ignición y la posibilidad de consolidación de los incendios".

Además, hasta el 9 de agosto se prevén altas probabilidades de desarrollo de tormentas con aparato eléctrico, especialmente intensas en el este y en el norte de la Comunidad.

Por estos motivos, la Consejería ha reiterado su demanda de colaboración a los ciudadanos para extremar las precauciones y avisar inmediatamente a través del 1-1-2 de la existencia de posibles incendios forestales.

Como medidas preventivas, la Administración autonómica mantiene la prohibición de uso de barbacoas y el uso de los ahumadores en la actividad apícola, se suspenden las autorizaciones de uso del fuego y de fuegos artificiales y se prohíbe el uso en el monte y en una franja de 400 metros de terreno rústico que lo circunda de maquinaria que en su funcionamiento habitual despida chispas, como sopletes, soldadores, radiales.

Igualmente se prohíbe el uso en el monte de aperos arrastrados o suspendidos que se introduzcan en el suelo o que eliminen vegetación por roce, golpe o machaqueo, como gradeos, cultivadores o desbrozadoras de cadenas o martillos.

También se prohíbe desde las 10:00 horas hasta las 22:00 horas el uso de maquinaria propulsada por cadenas y de aquella que utilice cadenas cubriendo los neumáticos (salvo en el caso de los buldócer contratados por la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio que trabajen en labores de mantenimiento de cortafuegos).

En cuanto a la utilización de maquinaria tipo cosechadora o empacadora, se deberá suspender la actividad en los momentos en que la temperatura sea superior a 30 grados y la velocidad del viento supere los 30 kilómetros por hora.

Recuerda la Junta que es imprescindible tener a mano los medios de extinción y el personal suficientes para controlar los posibles incendios que se puedan originar como consecuencia de la labor, aunque recomienda posponer las labores no urgentes y extremar las precauciones.

El uso de motosierras está permitido siempre que se cuente con medios de extinción adecuados en el lugar donde se trabaje (mochila, batefuegos o similar) y que sus lugares de mantenimiento, si son en monte, se mantengan limpios de vegetación en un radio de al menos dos metros y con medios de extinción.

Los campamentos juveniles podrán seguir con su funcionamiento habitual, aunque la Junta pide extremar la vigilancia y las medidas preventivas, y teniendo especial prudencia en el uso de generadores, motores y cocinas de campamento.EFE

orv