EFEValladolid

El fin del estado de alarma anoche a partir de las 00.00 se ha caracterizado en Castilla y León por cientos de jóvenes en las calles en distintas ciudades y decenas de llamadas al servicio de Emergencias 112 alertando de ruidos, molestias y en algunos casos fiestas en la vía pública.

En Castilla y León, este domingo ya no hay toque de queda ni confinamiento perimetral, ni límite de personas en las reuniones familiares y sociales, y los horarios y aforos irán de la mano de cómo evolucionen los datos de la covid, mientras que la hostelería podrá abrir hasta la medianoche.

La Plaza Mayor de Salamanca reunió desde las 00,10 horas a más de mil jóvenes, según fuentes policiales, con gritos y cánticos en su vuelta a la normalidad, ante el control y vigilancia de agentes de la Policía Local y Nacional.

En el momento en el que llegó la hora de finalización del estado de alarma, jóvenes salmantinos se echaron a la calle y desde las 00,00 horas se podía ver a grupos por el centro de la ciudad y por calles próximas a grandes parques con bolsas y botellas.

La Plaza Mayor se convirtió, durante cerca de dos horas, en el lugar de fiesta de la capital salmantina, donde se podían oír canciones festivas o gritos como "hemos venido a emborracharnos, el resultado nos da igual".

Era la celebración de su "nochevieja universitaria; la que no se pudo realizar en diciembre se ha hecho esta noche", según señaló Guille Martínez, un burgalés estudiante de Enfermería, al tratar de analizar el motivo de los más de mil jóvenes que estaban congregados en la Plaza Mayor salmantina.

En Valladolid, el lapso de dos horas de toque de queda se respetó y vació casi por completo las calles aunque, cuando llegó la medianoche, cientos de jóvenes comenzaron a salir a celebrar el fin de las restricciones.

Se escucharon petardos, gritos de "libertad" e incluso alguna cuenta atrás por el centro de la ciudad, donde grupos de amigos caminaron, muchos de ellos con bolsas con bebida dirección al Parque de las Moreras, zona habitual de botellón en Valladolid.

Varias unidades de Policía Nacional y Policía Municipal se desplazaron a esta zona en torno a la una de la madrugada y comenzaron a identificar a las personas que estaban bebiendo alcohol en la vía pública.

La presencia policial dispersó a parte de los jóvenes, aunque otros permanecieron con actitud festiva celebrando el fin del estado de alarma. "Se acabó la cuarentena, se acabó el toque de queda", cantaron.

El Servicio de Emergencias 112 recibió decenas de llamadas quejándose de ruido, molestias y en casos también de fiestas en la calle, han explicado a Efe fuentes del este organismo.

Las ciudades de Salamanca, Valladolid y León acapararon el mayor número de avisos de este tipo, a los que se sumaron otros tres por agresiones, dos de ellas ocurridas en Valladolid y una en Ávila.

De las registradas en la capital vallisoletana, una ocurrió en la zona de Las Moreras, sobre las 3,23 horas, donde una persona alertó de un botellazo a un joven de 19 años que tuvo que ser trasladado al Hospital Clínico, mientras la otra agresión se produjo en la también céntrica zona de San Nicolás, donde otro joven de la misma edad sufrió una lesión, al parecer ocasionada con un palo en la cabeza, y fue conducido en UVI móvil al mismo centro hospitalario.

En Ávila, a las 00,18 horas, el 112 recibió otra alerta de una agresión a un joven de 20 años en la calle Agustín Rodríguez Sahagún, desde la que fue trasladado al complejo Asistencial de abulense. EFE

1010946 1011920

jsc-ags-erbq

(vídeo) (foto)