EFEValladolid

La Junta de Castilla y León, por medio de la Consejería de Economía y Hacienda, ha iniciado este martes el trámite para suprimir el impuesto de sucesiones y donaciones en la Comunidad con la publicación de la consulta previa en el Portal de Gobierno Abierto.

Esta consulta pública es el primer trámite administrativo que debe superarse para elaborar una ley, en este caso, por la que se bonificará el 99 por ciento del coste fiscal de este impuesto en determinados casos, según ha informado la Junta en un comunicado.

Concretamente, esta reducción impositiva beneficiará a las adquisiciones de bienes y derechos por herencia o donación entre familiares directos, cónyuge, descendientes y ascendientes, como así avanzó el presidente del Ejecutivo autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, la semana pasada.

En el caso del impuesto de donaciones el objetivo es "favorecer la transmisión anticipada de bienes y derechos entre familiares directos", lo que permitirá adelantar en vida la ayuda económica a las familias como un acto de generosidad, en casos de necesidad o de financiación de actividad económica sin tener que esperar al fallecimiento.

Asimismo, en las sucesiones, se pretende que el patrimonio acumulado sea transmitido a familiares directos, "sin que sea objeto de una nueva imposición".

En ambos casos se pretende facilitar el relevo generacional de empresas y negocios, así como el emprendimiento, con el consiguiente mantenimiento y creación de empleo.

Mediante esta consulta pública previa se pretende que la medida fiscal que se propone realizar pueda ser "debatida, completada y mejorada" con la opinión y las aportaciones de los castellanoleoneses, que dispondrán de diez días naturales para incluir sus opiniones a través de la página web del Portal de Gobierno Abierto. EFE