EFEValladolid

El secretario de Acción Institucional de Ciudadanos, José María Espejo, ha negado este jueves que el principio de acuerdo alcanzado con el PP para gobernar juntos en Castilla y León sea un "intercambio de cromos" y ha asegurado que con la llegada de su partido se acaban "los chiringuitos".

En una entrevista en Los Desayunos de TVE, Espejo ha reconocido que el acuerdo con el PP implica que Ciudadanos se hará con la Alcaldía de Burgos y de Palencia, además de la Presidencia de las diputaciones de Burgos y Segovia, mientras que el PP confirmó ayer que la Presidencia de la Junta será para los populares, lo que acerca al cargo a Alfonso Fernández Mañueco.

Preguntado por si esto no se parecía a los intercambios de sillones y cromos criticados hasta ahora por Ciudadanos, Espejo ha negado que se trate de "ningún intercambio de cromos" porque "antes de hablar de esta cuestión se han cerrado líneas programáticas", con el bloque "más importante" que incluye "medidas de regeneración".

"Lo que sabe el Pp es que se han acabado los chiringuitos, por supuesto no puede haber imputados y se van a empezar a cambiar las cosas porque Ciudadanos va a estar en los gobiernos", ha resumido el dirigente nacional de Cs, convencido de que los votantes de su partido y el resto de electores "van a comprobar que las medidas que Cs va a llevar suponen un verdadero cambio".

Espejo ha insistido en que el principio de acuerdo de Castilla y León se basa en los diez criterios que aprobó la Ejecutiva de Ciudadanos para iniciar los procesos de negociación, que "decían muy claramente" que el socio "preferente sería el PP".

Sobre la negociación con el PP en Castilla y León ha asegurado que "desde el principio se evidenció que había una sintonía programática" y las medidas de regeneración "muy firmes" que planteó Ciudadanos y que el PP "ha tenido que aceptar".EFE