EFEValladolid

Castilla y León cerró el mes de julio con 38.809 trabajadores afectados por Expedientes de Regulación de Empleo (ERTE), cuando un mes antes era 72.362, es decir, 33.553 empleados menos, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Del total de trabajadores incluidos en un ERTE en la Comunidad a 31 de julio, 17.862 son hombres y 20.947, mujeres.

Por otra parte, los datos recogen que el número de afiliados a la Seguridad Social ha aumentado en 16.191 respecto a junio, un 1,81 por ciento, hasta alcanzar un total de 909.436 total.

Del total de afiliados en Castilla y León, 717.489 lo están al régimen general, 191.871 al de autónomos y 76 al del carbón.

Respecto a julio de 2019, Castilla y León ha perdido 29.512 trabajadores afiliados, que suponen un descenso del 3,14 por ciento, similar al nacional (3,83 %).

EFE

grg