EFEValladolid

Desde mañana, 1 de agosto, bastará una declaración responsable para que los castellanoleoneses que cumplan con las causas previstas puedan acreditar la exención del uso obligatorio de mascarilla en la Comunidad para prevenir la transmisión del COVID.

Se trata de una medida aprobada ayer en el Consejo de Gobierno y cuya orden publica este mismo viernes el Boletín Oficial de Castilla y León.

La normativa establece que las causas para no tener que llevar mascarilla deben estar relacionadas con una enfermedad o dificultad respiratoria, o las alteraciones de conducta del artículo 6.2 del Real Decreto de medidas urgentes ante la pandemia.

En concreto ese artículo se refiere a que la mascarilla "no será exigible para las personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización".

La orden de Castilla y León recoge, según han detallado fuentes de la Consejería de Sanidad en un comunicado, que no se requerirá ningún justificante médico, siendo suficiente una declaración responsable firmada por la propia persona que presenta la causa de exención o por sus tutores legales.

Esto podrá hacerse sin perjuicio de las responsabilidades que pudieran exigirse por la inexactitud de la declaración responsable, que se efectuará conforme al modelo normalizado disponible en el Portal de la Junta de Castilla y León y en el Portal de Salud de Castilla y León.

Este modelo también se facilitará en los centros e instituciones sanitarias de la Gerencia Regional de Salud.

Por acuerdo de 16 de julio, Castilla y León se sumó al uso obligatorio de la mascarilla en la en la vía pública, en los espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o abierto al público.

No obstante, se establecieron una serie de excepciones a la obligación de usar mascarillas, en particular, las personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.

Con la citada orden esas personas que puedan acreditar ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad una especial situación que las exime del uso de mascarilla sin necesidad de recabar justificante o informe médico, será suficiente a partir de ahora una declaración responsable -con el modelo antes citado- firmada por la propia persona que presenta la causa de exención o por sus tutores legales.

La Consejería ha incidido en que disponer de este documento no liberará de las responsabilidades que pudieran exigirse por la inexactitud o falsedad de la declaración.EFE