EFEValladolid

Desde mañana y hasta el 30 de octubre la capital salmantina, con 144.000 vecinos, tendrá confinamiento perimetral y restricciones de aforos tras superar su incidencia acumulada los 500 casos de covid por 100.000, con más de un 10% de PCR positivas y las ucis con una ocupación covid superior al 35%.

Una orden de la Consejería de Sanidad que publica este viernes el boletín oficial de la Comunidad, el Bocyl, recoge las medidas sanitarias preventivas para contener la pandemia en esa capital, que ya estuvo otras tres semanas al inicio de setiembre con restricciones de aforos sociales, culturales y de hostelería por el aumento de casos.

Las actuaciones, que deben ser avaladas por la justicia, se centran en la limitación de la movilidad y en restricciones del contacto social, además otras intervenciones específicas referidas a aforos máximos, distancias y horarios, con el fin de reducir los índices de transmisión de la covid y evitar nuevos contagios y brotes de la enfermedad, ingresos hospitalarios y fallecimientos.

También regirá en Salamanca, al igual que en toda la Comunidad a partir de mañana, nuevas restricciones como son la prohibición de consumir en barra, de fumar en las terrazas o en la calle si no hay una distancia de dos metros y un máximo de seis personas en las reuniones familiares.

Se trata de la tercera capital de provincia, junto a León y Palencia, con la movilidad restringida, un confinamiento que también afecta a Miranda de Ebro, en Burgos, San Andrés de Rabanedo, en el alfoz de la capital leonesa, y a Pedrajas y San Pedro Latarce, en Valladolid.

Y además tienen medidas más restrictivas en cuanto a aforos las localidades de Medina del Campo e Iscar, en Valladolid, con lo que en total los afectados por confinamiento y restricciones superan los 440.000 habitantes, algo más del 18 por ciento de la población de la Comunidad.

A partir de mañana, se restringe la entrada y salida de personas del municipio de Salamanca salvo para casos justificados como ir al médico, al trabajo, al banco, al colegio, o volver a la residencia habitual y cuidar de mayores y dependientes, y aunque los vecinos pueden transitar por la ciudad, con mascarilla, se desaconsejan los desplazamientos y actividades no imprescindibles.

Se suspenden las visitas en los centros residenciales de personas mayores, salvo circunstancias individuales en las que sean de aplicación medidas adicionales de cuidados y humanización o situaciones de final de la vida, que adoptará la dirección del centro y no se permiten las salidas de los residentes fuera del recinto de la residencia, salvo para acudir al médico y similares o situaciones de fuerza mayor.

En los lugares de culto el aforo no superará un tercio, con uso de mascarilla y 1,5 metros de distancia; con 15 personas como máximo en velatorios al aire libre y 10 en espacios cerrados; 15 en los entierros y los aforos del comercio son del 50 por ciento, con cierre máximo a las diez, salvo los establecimientos que prestan servicios imprescindibles como farmacias, médicos o veterinarios.

También se limita al 50 por ciento el aforo en hostelería y no se admitirán nuevos clientes a partir de las 22 horas y tendrán como hora de cierre la legalmente autorizada, no pudiendo superarse en ningún caso las 23 horas, a excepción de servicios de entrega de comida a domicilio.

Estas mismas limitaciones de aforo y horario son aplicable a los establecimientos y locales en donde se desarrollen actividades de juegos y apuestas.

En las academias y autoescuelas también se limita el aforo al 50 por ciento, lo mismo que en el interior de las instalaciones deportivas, con hasta un 60 por ciento en espacios exteriores; y la práctica deportiva de grupos se limita a seis personas.EFE

mr