EFEValladolid

Las reacciones políticas en Castilla y León a los resultados electorales en Andalucía han oscilado hoy entre la comprensión del PP hacia un acuerdo con Cs y Vox para acceder al Gobierno andaluz y el miedo expresado por dirigentes del PSOE y de Podemos hacia la irrupción de la extrema derecha.

El presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha participado en Madrid en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional de su partido y antes de entrar a Génova ha manifestado que el candidato popular, Juan Manuel Moreno, debe ser el próximo presidente andaluz después de que los ciudadanos hayan dicho "basta ya" al Gobierno socialista.

En su opinión, los votantes andaluces han demandado una Andalucía en progreso y de cambio "en la que lo importante no son los políticos sino las personas", aunque seguidamente ha añadido que es el PP el que debe "liderar claramente" este cambio de "centroderecha".

Por su parte, el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, ha reconocido que le "aterra profundamente" que un partido como Vox haya llegado a las instituciones democráticas y ha pedido al PP y a Cs que "no caigan en la tentación de blanquear a la ultraderecha".

En declaraciones a los periodistas, antes de participar en una jornada de homenaje a la Constitución en el municipio vallisoletano de Tordesillas, Tudanca ha comparado a Vox con el partido que lidera en Francia Marie Lepen y otros de ultraderecha europea, aunque ha dicho que va a "mantener la esperanza" en que el PP y Cs no acuerden con ese partido su llegada al Gobierno "como si nada pasara" y sin tener en cuenta "la historia".

En el caso del líder de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, ha reconocido su "honda preocupación" por los resultados en Andalucía, así como la posible irrupción de Vox en el Parlamento autonómico.

Momentos antes de participar en una jornada en torno a los retos de futuro de España en base a la Constitución, Fernández ha asegurado que los resultados obtenidos ayer por la formación de Santiago Abascal demuestran que "el auge del fascismo en España es una realidad".

Por su parte, el líder de Ciudadanos en Castilla y León, Luis Fuentes, ha asegurado que con estos resultados en Andalucía su partido se propone liderar el constitucionalismo para reconstruir todo lo que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está "demoliendo" y que, tras estos comicios, está "tocado".

“En Andalucía hemos pasado de 9 a 21 escaños gracias a lo que ha sido un gran trabajo de equipo. Cada vez que abrimos las urnas, suben los apoyos a Ciudadanos”, ha concluido Fuentes.

También el expresidente de la Junta Juan José Lucas se ha referido a los resultados de Andalucía y ha atribuido al "coraje y capacidad" del líder del PP, Pablo Casado, el "excepcional resultado" de su partido, al que ha recomendado "serenidad y tranquilidad" para llegar a un acuerdo con Cs y Vox.

En declaraciones a Efe, Lucas ha condicionado ese acuerdo con que los interlocutores del PP "manifiesten un sentimiento constitucional", aunque ha alertado de que es necesario "el respeto" hacia lo votado por los electores.

En el ámbito municipal y provincial también se han sucedido las reacciones a los comicios andaluces, aunque con distintos enfoques, ya que los representantes del PP han tratado de rebajar el tono de rechazo a Vox y alcaldes como el de Valladolid (PSOE) y el de Zamora (IU) se han decantado por analizar el mal resultado de sus formaciones.

En concreto, el vallisoletano Óscar Puente (PSOE) ha ligado los malos resultados obtenidos por el PSOE en las elecciones andaluzas a la "aventura" que lideró Susana Díaz para convertirse en la secretaria general de la formación, en referencia a las primarias que la enfrentaron a Pedro Sánchez.

El presidente del PP de Valladolid y de la Diputación Provincial, Jesús Julio Carnero, se ha preguntado, "si otros se alían con independentistas y proetarras, ¿por qué no iba a poder llegar el PP a acuerdos con una formación que lleva en sus filas a Ortega Lara?".

En León, el presidente del PP y de la Diputación, Juan Martínez Majo, ha advertido de que "son los ciudadanos los que tienen que decidir qué es extrema derecha o extrema izquierda", en alusión a los buenos resultados cosechados por Vox en las elecciones andaluzas de ayer.

El alcalde de Burgos y vicesecretario de Organización y Electoral del PP de Castilla y León, Javier Lacalle, ha equiparado la "radicalidad" de Podemos con la que pueda representar Vox en el otro extremo ideológico.

"Vox es una fuerza democrática que se ha presentado a las elecciones, pero eso de decir que Vox es el diablo y la extrema izquierda es buena es algo que nos tiene cansados, porque si mala es la extrema derecha, hay que poner en la misma línea la extrema izquierda radical que defiende el chavismo", ha afirmado Lacalle.

Por último, el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, único alcalde de IU en una capital de provincia española, ha asegurado hoy que con el caso de la confluencia de su partido y Podemos se demuestra que "la suma resta": "se está demostrando que se consigue menos".EFE

orv-dcyl

(foto)