EFEValladolid

El secretario del comité de expertos de Castilla y León frente a la covid, Ignacio Rosell, ha expresado este viernes su temor a que la disminución de medidas preventivas y restrictivas que se notará a partir del próximo domingo, al decaer el estado de alarma, trunque la dinámica de descenso de contagios que acumulaba la Comunidad: "Ojo, el virus no va a leer el BOE y va a convertirse en más inofensivo".

En declaraciones a Efe, Rosell ha dicho que en este nuevo panorama tras decaer el estado de alarma y con las medidas aprobadas por la Junta de Castilla y León como referencia "no sería descartable cierto incremento de la incidencia" acumulada por el previsible incremento de los contactos sociales y la movilidad.

Ha reconocido que, como a lo largo de toda la pandemia, es "difícil el equilibrio" entre la protección de la salud y de otros ámbitos "importantes para la sociedad" como la economía y las actividades que la dinamizan, aunque ha añadido que su papel es el de defender la protección de la salud.

Sobre la situación actual, ha reconocido que Castilla y León ha estado "en peores situaciones" en las últimas semanas y vive ahora "uno de los mejores momentos" de lo que va de 2021, pero ha lamentado que no pasen unas semanas más de cautela para que el proceso de vacunación avance definitivamente y, en ese momento, se acometieran estos pasos de apertura y levantamiento de determinadas restricciones.

Sin reuniones del Comité de Expertos desde enero pasado, aunque con "intercambio de mensajes" de sus integrantes, Rosell ha resumido su sensación ante las próximas semanas como "expectante".

De hecho, ha detallado que está por ver cómo queda el panorama de las medidas tomadas por las diferentes autonomías, con otros territorios incluso en una mejor situación epidemiológica de Castilla y León como Baleares o Comunidad Valenciana aplicando mayores restricciones, incluido el establecimiento del toque de queda, que necesitará de amparo judicial.

"Hay gente que parece confiar en que el coronavirus va a mutar a una variante más inofensiva a partir del 9 de mayo, cuando acabe el estado de alarma. No sé si imaginan al virus leyendo el BOE y diciendo: ah, vale, que ya me toca parar, que lo pone aquí. En fin...", escribió Rosell ayer en su perfil de la red social Twitter.

Por este motivo, ha apelado a la responsabilidad individual y colectiva como sociedad para mantener al menos ciertas pautas que pueden ayudar a contener el virus, especialmente la distancia social y la elección de espacios abiertos para mantener las reuniones que desde el domingo, da por seguro que aumentarán.EFE

orv