EFESalamanca

El incendio que se ha desatado esta tarde en la provincia de Salamanca, en las proximidades del Parque Natural de las Arribes del Duero y en el que ha llegado a adentrarse, ha comenzado a estabilizarse después de la actuación de las brigadas terrestres con el apoyo medio aéreos.

Según ha informado la Junta de Castilla y León, las labores contra el fuego evolucionan favorablemente lo que ha permitido que algunos medios aéreos comiencen a retirarse y apenas hay frente de llamas, mientras que los efectivos trabajan ya en tareas de remate.

Por ello, la Junta de Castilla y León ha rebajado el nivel de peligrosidad al 0, el mínimo de la escala que utiliza el Infocal, cuando ha estado en el segundo grado.

De acuerdo con las estimaciones de la Junta de Castilla y León podrían haberse quemado unas 170 hectáreas entre los dos focos, uno en el término municipal de Saldeana y el otro en Barruecopardo, con una distancia de unos tres kilómetros.

En las labores de extinción del fuego han llegado a participar dos hidroaviones, dos aviones de carga en tierra, siete helicópteros, cuatro brigadas helitransportadas, tres motobombas, dos cuadrillas de tierra, tres agentes medioambientales y dos técnicos.

Además, también se han desplazado a la zona varias dotaciones de los parques de bomberos de Lumbrales y Vitigudino.

El fuego comenzó hacia las 15:30 horas en una zona del municipio de Saldeana, en las estribaciones del Parque Natural de las Arribes del Duero, y dos horas después la Junta de Castilla y León elevó su peligrosidad al nivel 1, en una escala de 0 a 3, debido a la intensidad de las llamas. EFE