EFEValladolid

La tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) fue en Castilla y León del -1 por ciento en diciembre pasado, medio punto más que en noviembre, en contraposición a la media nacional que registró sendos aumentos del 0,8 y 0,4 por ciento respectivamente.

En lo que va de año, el déficit ha bajado medio punto hasta situarse en el -1 por ciento y la variación de los precios respecto al mes anterior fue de una décima a la baja, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los precios en Castilla y León subieron más en alimentación y bebidas no alcohólicas, en transporte y principalmente en ocio y cultura.

Por el contrario, las mayores bajadas se produjeron en vestido y calzado y vivienda, según las mismas fuentes.

En el conjunto de España, el IPC terminó diciembre de 2019 en el 0,8 por ciento interanual por el alza de los carburantes y supone un repunte de cuatro décimas frente a la evolución de noviembre y cerrar el año con una tasa más moderada que la de 2018 (1,2 por ciento).

En el dato de diciembre influyó el incremento de los carburantes mientras que cayeron los precios de la electricidad.

Por comunidades autónomas, la tasa anual del IPC sube en todas en diciembre respecto a noviembre con los mayores incrementos, de seis décimas, en Baleares y Castilla–La Mancha. EFE

.