EFEValladolid

Tras las alertas por nieve, este lunes está en alerta la zona Cantábrica de la Comunidad por lluvias y deshielos, especialmente en lo que corresponde a Burgos, donde el aviso es importante, nivel naranja, ya que la lluvia, junto con la fusión de la nieve, están ocasionando un importante aumento de los caudales en la zona.

El nivel de aviso naranja, en la zona de la Cordillera Cantábrica y el norte de Burgos, indica que existe riesgo meteorológico importante, con cierto grado de peligro para las actividades usuales.

En cuanto a la zona cantábrica de León y Palencia, el aviso es de nivel amarillo, el de menor riesgo, que no afecta a la seguridad de las personas pero sí a alguna actividad concreta.

En toda la zona cantábrica de la Comunidad se esperan precipitaciones acumuladas de 40 litros por metro cuadrado en doce horas.

Y también la zona de León y Palencia "es muy probable una fusión importante por debajo de los 1.300 metros y por encima de esa cota será más gradual, teniendo en cuenta que el manto nivoso tiene cierta capacidad para humedecerse con la lluvia y no fundir completamente", de acuerdo a las mismas fuentes.

Para este lunes, la Aemet anuncia, en el norte y noreste de la Comunidad, nuboso o cubierto con precipitaciones, que pueden ser persistentes, sobre todo en el extremo noreste.

En el resto, tiempo nuboso a intervalos nubosos, con probabilidad de precipitaciones débiles dispersas, principalmente en el Sistema Central.

La cota de la nieve estará entre los 1.500 o 1.600 metros, con bancos de niebla en zonas de montaña y temperaturas en ascenso.

Además del deshielo de buena parte de la nieve en el norte de la Comunidad, se anuncian heladas débiles dispersas, preferentemente en zonas altas de montaña, con vientos del oeste al noroeste. EFE