EFEValladolid

El número de parados registrados en las oficinas de empleo en Castilla y León bajó en julio en 10.158 con respecto a junio, lo que supone una caída del 6,14 por ciento, la segunda mayor reducción del país, solo superada por Cantabria (-6,74).

En un mes marcado por el fin del confinamiento y el estado de alarma, los datos publicados este martes por los ministerios de Trabajo y Seguridad Social revelan que al finalizar el mes de julio había inscritos en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) 155.323 desempleados en Castilla y León, 10.158 menos que un mes antes. EFE

grg