EFEValladolid

El PP y Cs han sacado adelante este viernes una enmienda a su propio texto de propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía para eliminar los aforamientos, aunque en este caso era para limitar la inmunidad parlamentaria de los procuradores a los delitos que puedan cometer en territorio de Castilla y León, aunque no tendrá efecto ya que no hay acuerdo para la reforma estatutaria, han confirmado a Efe fuentes parlamentarias.

En la práctica, la enmienda aprobada hoy supondría una equiparación con el tratamiento que reciben en ese punto los miembros del Gobierno de Castilla y León, según ha explicado en la Comisión del Estatuto el portavoz del Grupo Popular, Raúl de la Hoz.

En concreto, con este cambio se modificaría el apartado segundo del artículo 22 del Estatuto de Autonomía, que de aprobarse tendrá la siguiente redacción: "Los procuradores, aun después de haber cesado en su mandato, gozarán de inviolabilidad por los votos emitidos y las opiniones manifestadas en el ejercicio de sus funciones. Durante su mandato no podrán ser detenidos ni retenidos por presuntos actos delictivos, cometidos en el territorio de la Comunidad, salvo en el caso de flagrante delito".

En la votación, han apoyado la enmienda los nueve procuradores que suman los grupos proponentes, mientras que los siete del PSOE y el único del Grupo Mixto (Podemos), se han abstenido.

Este ha sido el único cambio introducido en el trámite de enmiendas parciales a la propuesta de reforma que registraron el PP y Cs y que fue admitida a trámite por un amplia mayoría el pasado 23 de octubre, el mismo día en que ambos partidos rechazaron tramitar la propuesta de reforma estatutaria del PSOE, también partidario de eliminar los aforamientos, pero que pretendía una modificación profunda del Estatuto para incluir al menos un 'suelo social' para garantizar presupuesto para los servicios públicos esenciales.

El problema para que la reforma avance radica en que las modificaciones del Estatuto requieren de una mayoría cualificada, de dos tercios de la Cámara, lo que implica que el PP y Cs no pueden sacar adelante su proposición de ley sin el acuerdo con el PSOE, que mantiene que no secundarán una reforma que no incluya el suelo social.

Se trata de un debate arrastrado de la anterior legislatura, en la que el PP estaba de acuerdo en suprimir los aforamientos de los procuradores pero no de los miembros del Gobierno autonómico y los socialistas insistieron en la necesidad de establecer un suelo social vinculado al PIB, lo que bloqueó la posibilidad de avances.

Ahora, el acuerdo de gobierno suscrito por el PP y Cs ha servido para que los populares acepten eliminar los aforamientos de los miembros del Gobierno, a lo que se negaba en la anterior legislatura, pero ambos partidos prefieren acometer más tarde la reforma de los aspectos sociales del Estatuto en un debate más amplio, sin que tenga que esperar la modificación puntual referida a los aforamientos, en la que coinciden.EFE