EFEValladolid

El debate sobre el estado de Castilla y León ha derivado este martes en una discusión sobre la vigencia del pacto de reconstrucción tras la crisis de la COVID y, sobre todo, en una oferta de pacto presupuestario para 2021 que ha hecho el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y a la que el PSOE ha respondido con la exigencia del cumplimiento previo de los acuerdos ya alcanzados.

El debate ha arrancado con una intervención de cerca de una hora por parte del presidente, una de las más breves que se recuerdan en este debate, que ha comenzado con un recuerdo para las 3.782 vidas perdidas por la COVID, mientras que ha ensalzado "la entrega magnífica" de los sanitarios, con los que se ha manifestado "en deuda eterna".

Para su gobierno, Mañueco ha reservado elogios ante una gestión con "ideas claras", "firmeza", "agilidad", "anticipación" y con diálogo, lo que en su opinión ha fructificado en una "progresiva reducción de la incidencia y una menor tasa de letalidad", mientras que en el caso de las residencias de mayores, ha insistido en que es necesario reformar el modelo, pero el 73 por ciento de ellas no han tenido casos de COVID.

Con una sesión parlamentaria marcada por los meses de coronavirus y por el pacto de reconstrucción suscrito hace únicamente unas semanas, Mañueco ha asegurado que junto a la "prudencia" aplicada para afrontar la pandemia y la desescalada, los miembros de su gobierno van a ser "valientes para convertir ese grave problema en una oportunidad" y acometer un "profundo proceso de modernización en todos los ámbitos".

Ha destacado que el "pacto histórico" alcanzado en el ámbito político demuestra que esta Comunidad sabe "hacer muy bien las cosas" y se ha convertido en "un ejemplo para España".

En este punto, casi al final de su primera intervención, Mañueco ha pedido a los partidos de la oposición dar "un paso más" en el "espíritu" del pacto que suscribieron (Junta, PSOE, PP, Cs, Podemos y Por Ávila) con motivo de la crisis del coronavirus y se avengan a pactar también los presupuestos para 2021.

Con especial mención al PSOE, el presidente ha pedido a los partidos, también a los que no suscribieron el acuerdo, "culminar" con un acuerdo presupuestario "el camino iniciado" con la firma del acuerdo de Comunidad y que ha calificado de "histórico" y un "ejemplo" para España.

Ante este esbozo de posible acuerdo presupuestario, en su primera réplica, el portavoz socialista, Luis Tudanca, ha avisado a Mañueco de que debe comenzar a cumplir los acuerdos alcanzados y le ha afeado que haya buscado "un titular y una foto" pidiendo un pacto presupuestario sin llamarle antes: "Así no", le ha advertido.

"¿Piensa estar sesteando de pacto en pacto sin hacer nada hasta el final de la legislatura, sin asumir responsabilidades, haciéndoles el trabajo nosotros?", ha interrogado Tudanca, quien ha añadido: "¿Cuáles quiere pactar? ¿los del año que viene o los de hace 10 años?".

"Ya está bien...porque hemos sido muy leales, pero ¿hasta cuándo va a abusar de nuestra paciencia? Acabamos de firmar un acuerdo...hombre empiece por cumplirlo ¿no? y luego ya veremos", ha argumentado sobre la petición de un acuerdo presupuestario para el próximo año.

Tudanca ha rechazado la "absoluta falta de autocrítica" de Mañueco respecto a la crisis del COVID, convencido de que los dirigentes de la Junta "sólo han tenido complacencia, soberbia y desidia".

Ante este planteamiento, Mañueco ha puesto en duda la palabra, el compromiso y la firma del líder autonómico del PSOE, a quien ha pedido que "abandone el tacticismo" para aceptar su ofrecimiento de nuevo pacto presupuestario de cara a 2021 y corrija su "la falta de objetividad flagrante" a la hora de analizar lo ocurrido durante la pandemia en Castilla y León.

"¿Tiene usted palabra? ¿cumple sus compromisos? ¿tiene valor su firma?", ha planteado Mañueco al representante del PSOE, a quien ha reprochado que no respaldara con su voto dos de los decretos leyes que fueron convalidados la pasada semana en las Cortes, el de simplificación de trámites administrativos y ambientales y el del refuerzo del sistema de residencias, y que estaban planteados de forma genérica en el pacto de reconstrucción.

Mañueco ha insistido en las preguntas a Tudanca y le ha cuestionado si está dispuesto a sentarse a negociar los presupuestos y ha vaticinado que "le van a obligar las circunstancias", por lo que le ha recomendado que aproveche a hacerlo ahora porque "está a tiempo de hacerlo con dignidad".

Sobre la respuesta dada por el portavoz socialista, el presidente ha considerado que Tudanca le hubiera criticado si hubiera presentado un proyecto de ley de presupuestos antes de negociarlo.

También en su réplica al PSOE, para contestar a sus críticas por la respuesta en materia sanitaria, Mañueco ha asegurado que "los recortes en sanidad son una leyenda urbana" y "no existen", por lo que ha pedido a los socialistas que se fijen en "los datos de verdad".

"No hay recortes", ha insistido Mañueco, convencido de que "la teoría de los recortes y la privatización es falaz", mientras que hay "maldad" en quien prende la teoría de la "desigualdad" en los servicios públicos.

Sobre este tema le ha replicado Tudanca, quien ha recordado que es su actual socio de Gobierno, Ciudadanos, el que planteó que había recortes en la sanidad durante la pasada legislatura, pero ha ironizado con que el portavoz de sanidad de ese partido en aquel momento es hoy gerente de Sacyl, en referencia a Mitadiel, mientras que a la hora de hablar de la "maldad" de decir que hay desigualdad en la prestación sanitaria ha citado al vicepresidente de la Junta, Francisco Igea. "Al menos tan malo como yo", ha ironizado.

El debate con los partidos integrantes del Grupo Mixto ha tenido la particularidad de que, al contrario de la costumbre del anterior presidente, Juan Vicente Herrera, Mañueco ha optado por contestar a todos los portavoces de forma conjunta, algo que le permite el Reglamento pero que le han afeado tanto Podemos como UPL.

El líder de Podemos, Pablo Fernández, ha criticado el balance del primer año de gobierno de Mañueco, al que ha acusado de tener un "catálogo de los peores horrores de la gestión del PP", a la vez que le ha afeado "utilizar de forma torticera, como parapeto y salvoconducto" este pacto por la recuperación de la Comunidad, del que Fernández ha expresado su "recelo".

En su contestación, el presidente de la Junta ha acusado al portavoz de Podemos de hacerse gala de un "verbo florido", que provoca "delectación", para hacer propuestas "vacuas" que únicamente llevan a su fuerza política a la "inanición más absoluta", lo que ha derivado en que Fernández ha tildado de "lerdo" al presidente, por tener que "buscar en el diccionario" sus contestaciones.

Por su parte, el líder de la UPL, Luis Mariano Santos, ha criticado la "ausencia" del presidente de la Junta durante "el peor año de la historia" para la "fallida" Comunidad de Castilla y León, que en su opinión tiene al frente a Mañueco y su vicepresidente, Francisco Igea, como "maquinistas perfectos para descarrilar el tren" de esta Comunidad.

En el caso del procurador de Vox, Jesús García-Conde, ha pedido "acabar con la administración paralela, con consejerías innecesarias y con subvenciones" para poder hacer frente a la crisis económica provocada por la pandemia en la Comunidad, a lo que el presidente ha replicado con una falta de entendimiento por la visión de su partido acerca del estado de las autonomías, que ha defendido.

Por último, el procurador de Por Ávila (XAV), Pedro Pascual, ha pedido que el pacto por la recuperación rubricado por la mayoría de las fuerzas políticas en la Comunidad "no caiga en saco roto" y se concrete en medidas, también para su provincia, que ha sido tratada como "de segunda" categoría.

En la última parte del debate, a expensas de las propuestas de resolución que serán analizadas y votadas mañana, el portavoz de Ciudadanos, David Castaño, ha pedido que, "como mínimo", se alcance entre todos los partidos "la negociación" de unos presupuestos para 2021, haya o no acuerdo posterior, mientras que el portavoz del Grupo Popular, Raúl de la Hoz, ha denunciado que el Gobierno ha situado a España como el país europeo que peor ha gestionado la crisis de la COVID.EFE

orv-mr-aam

(foto)