EFELa Virgen del Camino (León)

El rey Felipe VI ha ensalzado este miércoles la "exigencia" y "permanente renovación" de la enseñanza que reciben los integrantes del Ejército del Aire "para adaptarse a los nuevos tiempos y a la evolución de la tecnología y el conocimiento".

El monarca ha hecho esas declaraciones durante una breve intervención tras presidir en el aeródromo militar de La Virgen del Camino (León) la entrega de los reales despachos a los 335 (49 mujeres) nuevos sargentos de la XXX promoción de la Academia Básica del Ejército del Aire.

Felipe VI ha destacado que este acto es siempre "un día especial" y ha agradecido a los nuevos suboficiales el "esfuerzo" realizado a lo largo de los últimos tres años así como el cuerpo docente.

El rey ha deseado a los nuevos suboficiales "éxitos" y alegrías" en sus carreras profesionales y también ha felicitado a la mandos de la Academia Básica del Aire por ser responsables de la calidad de la enseñanza que imparte el centro.

La que ha recibido hoy sus despachos de suboficiales es la segunda promoción que se forma bajo el nuevo modelo de enseñanza en la que las especialidades de mantenimiento aeronáutico y de electrónica egresa con una certificación PERAM -el instrumento oficial del Ministerio de Defensa para definir requisitos de aeronavegabilidad militares- que armoniza las titulaciones militares con las del sector aeronáutico civil y que exige un alto nivel de calidad en la enseñanza.

También es la segunda promoción en la que se han formado sargentos en la especialidad de ciberdefensa.

En 2014 Felipe VI asistió por primera vez como rey a esta entrega de despachos, después de haber presidido este acto con anterioridad en once ocasiones, entonces como Príncipe de Asturias, dos de ellas acompañado por doña Letizia.

Además del Rey, han asistido a este acto castrense el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, y el general jefe del Estado mayor del Ejército del Aire, Francisco Javier Salto, entre otras autoridades.

Se trata de uno de los actos militares con más arraigo en León, en el que el arzobispo castrense de España, Juan Antonio Aznarez, ha oficiado el acto de Acción de Gracias.

Tras el acto religioso, el rey ha hecho entrega del despacho al número uno de la XXIV Promoción, José Manuel Begines, que ha sido distinguido con la cruz del mérito aeronáutico.

Luego han recibido sus despachos el resto de los sargentos de la promoción, despidiéndose a continuación de la Bandera.

Como es tradicional, el coronel director de la Academia Básica del Aire, Juan Antonio Ballesta, ha impartido la última lección magistral del curso en la que ha destacado que los nuevos sargentos han recibido "una formación integral que aúna los rigores de la vida y los valores castrenses".

"Habéis cumplido una etapa muy importante pero no es más que el principio y en vuestros nuevos destinos continuaréis recibiendo la formación necesaria con el objetivo de prepararos en los nuevos cometidos buscando siempre la excelencia", ha apuntado,

Una vez finalizada la lección, se ha entonado el himno del Ejército del Aire y se ha realizado el homenaje a los caídos, que ha dado paso al desfile militar en el que participaron las promociones de la Academia que han cursado primer y segundo año, y en el que también han participado dos aviones C-101 de la Patrulla Águila del Ejército del Aire.

El acto también ha servido para dar el relevo al frente de la Academia, ya que el coronel Ballesta cesa en sus funciones y será relevado por el coronel Ignacio de Donpablo.

El acto ha finalizado con un vino español en un hangar de la sección de aviones de la Academia en el que el director de la Academia Básica del Aire ha ofrecido un brindis por el Rey Felipe VI.

Una recepción en la que Felipe VI ha departido con los nuevos sargentos y sus familiares, así como con el resto de personal de la unidad, antes de regresar en helicóptero a Madrid. EFE

lm/mr

(foto)