EFEPalencia

El café es un indicador de la salud económica de un país, una bebida universal y socializadora que se consume principalmente en cápsulas y que cuenta en España con un sector pujante que se ha lanzado en los últimos años a la conquista del gusto de los más jóvenes, los millenials.

"El del café es un sector en auge, con un futuro prometedor. Sin ninguna duda", asegura en una entrevista con la Agencia EFE la palentina Rocío Hervella, fundadora de la empresa Productos Solubles PROSOL y presidenta de la Asociación Española del Café (AECafé), que agrupa a 110 empresas que representan los intereses del 90 por ciento del sector cafetero español (importación, distribución y comercialización de café tostado y soluble).

Un sector que se mueve entre la tradición de una bebida "universal", -es el segundo artículo que más se negocia a escala mundial- y "de gran calidad", y la necesaria innovación para captar el gusto de nuevos públicos y mercados.

Los datos dibujan un sector pujante en el que ocho de cada diez españoles consumen café a diario atraídos por su aroma, por su sabor y por sus efectos estimulantes, y prácticamente el 84% de los españoles afirma comenzar el día con una taza de café.

España se encuentra dentro de los veinte países más cafeteros, con un consumo medio de 3,4 kilos de café por habitante y año, frente a los países nórdicos que encabezan el escalafón con un consumo per cápita de 8,5 kilos, y por encima de los países latinoamericanos que son los que menos tazas de café toman pese a que el grueso de los cafetales se concentra en estas regiones.

En cuanto a la producción en España, "el aumento de consumidores y la recuperación del gasto fuera del hogar han permitido un incremento de entorno al 6%", señala Hervella. Y es la compra para el hogar la que concentra más de la mitad del volumen, gracias a las cápsulas de café, que han revolucionado la industria.

Aunque también se constata "un crecimiento interesante fuera de casa", gracias al incremento del poder adquisitivo y la revitalización del mercado laboral, la recuperación del "momento desayuno" y el aumento del turismo, añade.

Porque el consumo de café depende en gran medida del poder adquisitivo de la gente y en consecuencia, países con mayor grado de desarrollo presentan índices de consumo mucho más elevados.

"Un indicador claro es que países en crecimiento acelerado, como China, están aumentando considerablemente su consumo de café", afirma Hervella.

A la vez, contra lo que podría pensarse, las crisis económicas no afectan directamente al consumo. De hecho se ha constatado que en la última crisis en España el consumo de café ha evolucionado hacia productos de mayor calidad.

Otra de las singularidades en España es el carácter socializador de esta bebida. "El 80 por ciento de los españoles queda a tomar un café y lo considera un momento de relax con amigos", señala.

Además, el consumidor de café es cada vez más exigente y busca calidad: "puede probar nuevas formas de consumo o marcas pero la exigencia de calidad será siempre elevada y buscará mejoras".

Sobre esta base es necesario "seguir innovando" teniendo en cuenta que el crecimiento que ha experimentado el sector en los últimos años ha estado ligado a innovaciones como las cápsulas de café.

De hecho hoy en día el 35 por ciento de los consumidores españoles tiene una máquina de cápsulas de café en casa.

"Estamos viendo, además, nuevas formas de hacer café, como el cold brew, o preparación en frío, y cambios muy importantes en la restauración", añade.

Por eso precisamente, uno de los grandes retos es "seguir acercando el café a los consumidores más jóvenes, los millenials, que se sienten atraídos por bebidas naturales y muy versátiles, como el café".

Y por eso la AECafé ha puesto en marcha la campaña 1000 Maneras (http://1000maneras.com), una apuesta del sector por mostrar la cultura del café asociada a nuevas formas de preparación y consumo muy alineadas con el público más joven.

Pero hay otros retos, que pasan por seguir mejorando la calidad del producto, la productividad y la eficiencia de las empresas "para alcanzar la talla critica que permita tener una gama de productos completa y de calidad para ser competitivos en el mercado mundial".

Personalmente, como presidenta de la AEcafe, Rocío Hervella se ha propuesto dar un impulso continuado y decidido al sector, conciliando los intereses de los asociados y fortaleciendo la propia asociación a través del diálogo y la colaboración de todos.EFE

1010336

aaf/mr

(foto)