EFEValladolid

Tras iniciarse en julio la primera fase del traslado al nuevo hospital de Salamanca, que ha supuesto casi 300 millones, en setiembre arrancará la segunda, con el traslado del Virgen de la Concha, luego del Clínico, para concluir a final de ese mes, y algún fleco en octubre, y tener los grandes servicios y bloques ya operativos.

Así lo ha detallado el gerente de la sanidad regional, Sacyl, en Salamanca, Luis Ángel González, en la visita que la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha hecho al nuevo hospital salmantino, "un objetivo del gobierno" con el que "no ha podido la pandemia", ha defendido la titular sanitaria.

El traslado a las nuevas dependencias, como todos los grandes hospitales, debe hacerse por fase "para mantener la actividad" sanitaria, han explicado tanto Casado como González, y la consejera ha recordado que hace dos años, en el inicio de la legislatura, el compromiso era ver funcionando el hospital en su totalidad y han hecho "todo lo posible para que sea así".

Casado ha recordado que el nuevo hospital ha puesto casi 300 millones de euros de inversión, 210 en infraestructuras y en torno a 80 en equipamiento en la última tecnología, que "muy pocos hospitales en España tienen".

Además de los 25 quirófanos de nueva generación con integración completa o un laboratorio unificado con el mayor sistema robotizado integrado de España, o una central de esterilización "envidia" de muchos hospitales, Casado ha destacado que si el hospital de Salamanca es grande lo es por "sus profesionales de primer nivel", nacional e internacional, que hace que "Salamanca proyecte al exterior" a Castilla y León.

La consejera ha destacado que es un hospital funcional, cómodo, seguro y ergonómico, flexible en los usos, y un hospital "líquido", que quiere decir que está centrado en que los paciente estén lo menso posible en él para que roten y se usen bien las camas", ha explicado.

El gerente de Sacyl en Salamanca ha explicado que en julio arrancó la fase uno, aunque previamente en noviembre y diciembre, con la tercera ola de la covid se hicieron algunos movimientos necesarios por la coyuntura epidemiológica y asistencial del momento.

En julio ha comenzado el traslado de los servicios centrales, que incluyen Anatomía Patológica, el Hospital de Día Onco-Hematológico, la Central de Esterilización, el Laboratorio Unificado, la farmacia para pacientes externos, Rehabilitación, Oncología Radioterápica y la Cocina Central, algunos en funcionamiento.

En lo que queda de julio y agosto se seguirá con el traslado de los servicios centrales que faltan como oncología radioterápica, diagnóstico por imagen y medicina nuclear.

En cuanto a la segunda fase, se articula en dos tramos, el A, entre el 7 y 10 de setiembre con el traslado del hospital Virgen de la Vega, y en la B, seguidamente, el del Clínico.

El gerente ha explicado que en un traslado de un hospital tan complejo hace falta tener un hospital de apoyo para posibles incidencias, que en la fase A será el Clínico y en la B el Virgen de la Vega.EFE