EFEÁvila

El incendio declarado este sábado en Sotillo de la Adrada (Ávila) y que posteriormente llegó a la Reserva Natural del Valle de Iruelas, en el término de El Barraco, se mantiene activo y cuenta con un perímetro aproximado de 180 hectáreas de pastizal, matorral y monte arbolado.

Según ha informado la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en una nota de prensa, del total de superficie estimada en torno al "quince o veinte por ciento" podría corresponder a terreno arbolado a uno y otro lado de esta estribación este de la Sierra de Gredos.

Aunque la evolución es favorable, según ha explicado a Efe el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández, la administración autonómica mantiene el Nivel 1 de peligrosidad (en una escala ascendente de 0 a 3).

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha cifrado en trescientos los efectivos de la Junta de Castilla y León, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPAMA) y de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que "siguen luchando para conseguir controlar el incendio, enfriando su perímetro".

Este dispositivo continúa los trabajos para "su control, evitando reproducciones y enfriando los puntos calientes que aún restan" en esta zona de la provincia de Ávila donde, hace algo más de una semana, también se registró otro incendio que arrasó 1.400 hectáreas en los municipios de Gavilanes y Pedro Bernardo.

La administración autonómica ha confirmado que este incendio, que comenzó en la parte alta de la vertiente sur de la Sierra de Gredos a las 15.39 horas de este sábado, dentro del municipio de Sotillo de la Adrada, se originó como consecuencia de "uno de los múltiples rayos que durante los días 12 y 13 de julio cayeron en todo el sureste de la Comunidad de Castilla y León".

De hecho, la Junta destaca como una "circunstancia extraordinariamente importante" para afrontar estos trabajos la "acumulación de incendios simultáneos en el conjunto de la Comunidad", con un total de 58, catorce de ellos en la provincia de Ávila y doce en la de Segovia.

Las primeras estimaciones calculan que el perímetro aproximado del incendio de Sotillo de la Adrada e Iruelas se sitúa en torno a 180 hectáreas de pastizal, matorral y también monte arbolado, cuya superficie pondría rondar entre el 15 y el 20 por ciento del total arrasado.

"Se trabaja intensamente en el incendio desde su inicio, aunque las extremas dificultades de la orografía de alta montaña, la pedregosidad, la falta de accesibilidad de la zona y los vientos racheados en la cuerda de la sierra han dificultado extraordinariamente la operatividad de los medios humanos y materiales", explica el comunicado de la Junta de Castilla y León.

Todas estas circunstancias han hecho "muy difícil la estabilización del incendio y lo hacen para la total extinción de los frentes activos en el mismo".

Han participado en las labores de extinción catorce medios aéreos de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid y Extremadura, así como diez agentes medioambientales, cuatro técnicos, ocho autobombas, once cuadrillas de tierra y un Puesto de Mando Avanzado (PMA).

A todo ello se han sumado seis cuadrillas especialistas en la lucha contra incendios forestales (ELIF) y dos Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF), además de una unidad de intervención de la UME con cerca de doscientos integrantes. EFE