EFEPalencia

El presidente de la Sociedad Española de Ciencias Forestales y director del Instituto Universitario de Gestión Forestal Sostenible iuFOR, Felipe Bravo, sostiene que la falta de gestión forestal sostenible está relacionada con el origen de pandemias como la actual de la Covid-19.

Este catedrático y profesor de Ordenación de Montes y Planificación Forestal en la Escuela de Ingenierías Agrarias de Palencia explica en una entrevista a EFE que "la deforestación es una de las causas de pérdida de hábitats naturales de especies que entran en contacto con seres humanos y pueden transmitir zoonosis que son el origen de pandemias como la actual".

Bravo asegura que "muchos procesos de deforestación se dan actualmente en bosques tropicales para satisfacer las necesidades de alimentos y materias primas" y que una adecuada racionalización del consumo de recursos naturales y "una mayor tasa de aprovechamiento forestal sostenible en nuestros bosques reduciría la presión sobre los bosques tropicales y por ende reduciría las pérdidas de hábitats de especies capaces de transmitir estas zoonosis".

Al respecto, incide en que en la actualidad el sector forestal español aprovecha solo un 40% de los incrementos de biomasa y que solo sustituir parte de las importaciones forestales por productos generados localmente "mejoraría nuestra huella ecológica" ya que habría menos emisiones asociados al transporte a larga distancia, por ejemplo.

"Pero además impulsaría el desarrollo de grandes zonas de lo que se ha venido en llamar la España vaciada" y además una gestión forestal sostenible ayuda a mantener bosques saludables al tiempo que fomenta una forma de riqueza distribuida entre diversos actores, muchos de ellos residentes en zonas habitualmente olvidadas, reflexiona.

Observa que la pandemia del Covid-19 está afectando a "la salud de los bosques" en la medida en que se han reducido las actividades ligadas a su gestión y conservación y ha advertido que "la falta de una adecuada gestión forestal conllevará una reducción en la capacidad para resistir incendios, plagas y enfermedades emergentes en los bosques".

En este sentido, insiste en una adecuada gestión forestal sostenible y en el uso de recursos forestales de proximidad como herramientas para mitigar los efectos del cambio climático y acelerar la transición a una economía con baja intensidad en recursos energéticos fósiles.

De hecho, reitera que cuando se utilizan productos forestales de proximidad se están sustituyendo otros productos que son más contaminantes y que tienen un mayor coste energético en su generación y por tanto generan más emisiones a la atmósfera que potencian el cambio climático.

"La gestión sostenible de los bosques junto con una adecuada promoción de las plantaciones forestales permitiría tener productos forestales sostenibles e impulsar sectores económicos relevantes para la sociedad en su conjunto y en espacial para el mundo rural", resume el presidente de la SECF.

Una gestión que además se puede evaluar usando métodos de certificación como los PECF y FSC, que facilitan la formación e identificación de cadenas de suministro responsable y vinculan a la sociedad con los bosques.

"Comprando productos forestales certificados estamos apoyando la gestión sostenible de los bosques", asegura el catedrático, quien incide en que si "la salud está manos de profesionales sanitarios o la producción de coches en manos de ingenieros industriales, la gestión forestal sostenible precisa de profesionales especializados en este sector".

En este aspecto "son claves" profesiones como el Grado de Ingeniería Forestal y el Máster en Ingeniería de Montes, -que se imparten en el campus de Palencia junto con el máster DataForest que basa la gestión forestal en ciencia de datos-, así como la formación especializada en aspectos relevantes como los incendios forestales, el uso de la ciencia de datos o los recursos no maderables.EFE

1010336

aaf/mr

(foto)