EFESantiago de Compostela

Los presidentes de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y de Murcia, Fernando López Miras, han tendido este sábado la mano a Alfonso Rueda, al convertirse en su homólogo como sexto jefe de la Xunta, para trabajar coordinadamente desde sus tierras en la consecución de un mejor futuro para España.

En declaraciones a la prensa, Mañueco ha ofrecido el "codo con codo en proyectos comunes" y ha felicitado a Rueda después de la toma de posesión de su nueva responsabilidad, para a continuación recordar que él se vio en las mismas hace "unos meses" con el fin de alcanzar "un mejor gobierno" para la tierra que regenta.

Al Ejecutivo de Pedro Sánchez le ha exigido Mañueco, igualmente, que "asuma" responsabilidades en aras de "mejorar la calidad de vida de nuestro país".

Miras, por su parte, que ha confesado que Alberto Núñez Feijóo ha dejado "el listón alto", se ha mostrado convencido de que Alfonso Rueda por su "capacidad de gestión" demostrada hará una gran labor y le ha tendido la mano para "trabajar de forma conjunta".

Alfonso Rueda es el sexto presidente gallego y el que sucede a Alberto Núñez Feijóo, que dejó esta responsabilidad para centrarse en el liderazgo nacional del PP y ser el próximo senador autonómico por Galicia.

La designación de Feijóo para ese último puesto se producirá coincidiendo con el próximo pleno, que se celebrará los días 24 y 25 de mayo, que es también cuando tiene previsto renunciar a su escaño como diputado autonómico.

Rueda ha tomado poder este 14 de mayo en un acto a mediodía en el Salón dos Reis del Parlamento de Galicia, que no ha ido seguido de la tradicional ceremonia en la Praza do Obradoiro, como sí ocurría en anteriores ocasiones. EFE