EFEValladolid

El consejero de Educación, Fernando Rey, ha aclarado hoy que Castilla y León no rebajará el nivel de exigencia en la Evaluación de Bachillerato para Acceso a la Universidad (EBAU), aunque ha matizado que tendrá un equilibrio para no ser "desproporcionadamente exigente" respecto al resto del país.

El caso contrario "sería desplomar el nivel de la Educación Secundaria y eso sería una catástrofe", ha declarado este viernes a los periodistas en La Cistérniga, donde ha colocado la primera piedra del futuro instituto de Educación Secundaria en este municipio encuadrado en el área metropolitana de Valladolid.

Este equilibrio, basado en "finura", "atemperamiento" y "modulación", según sus palabras, no merma la tradicional reivindicación de Castilla y León, desde hace dos años, para una EBAU única y simultánea en todo el territorio autonómico con el fin de garantizar la igualdad de oportunidades de todos los estudiantes.

"En realidad no ha cambiado nada respecto al año pasado" en una EBAU que será "muy semejante", a pesar de las declaraciones realizadas ayer en Valladolid por la portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, al término de la reunión semanal del Consejo de Gobierno.

Rey, por otra parte, espera que el PSOE incorpore a su programa electoral esta EBAU única como han comprometido ya PP y Cs, porque "es lo lógico", ha subrayado.

La EBAU de este curso en Castilla y León "ya está organizada, solo faltan las preguntas" que en cada una de las veinticuatro materias previstas elaborará un grupo integrado por profesores de instituto y universitarios.

"Es muy importante mantener el equilibrio" pero "sin rebajar el nivel porque les resulte más cómodo a los estudiantes, ya que les estaríamos haciendo un flaco favor al privarles del derecho a una educación robusta", ha insistido antes de denostar "el populismo educativo" que en su opinión practican otras comunidades autónomas.

Castilla y León, ha agregado, se caracteriza por un sistema educativo "creíble y serio" con profesores que "no regatean ni hacen populismo educativo como en otros sitios donde hay serias tentaciones de favorecer la mediocridad".

La EBAU está organizada por la Junta de Castilla y León a partir de unos estándares fijados por el Ministerio de Educación, "pero nosotros no ponemos las preguntas sino los profesores con total independencia porque es una prueba técnica y no política", ha proseguido.

Respecto a la nueva bajada de las tasas universitarias, con un ahorro medio estimado de 350 euros por alumno merced a los 15 millones anuales que desembolsará la administración autonómica, ha expresado su satisfacción por esta nueva rebaja.

Ha recordado, no obstante, que las universidades públicas cuestan cada día un millón de euros aportados por la sociedad, por personas que no hacen uso de esos servicios académicos, y que la mitad del alumnado no paga o goza de reducciones significativas por determinadas causas.

Por todo ello, el consejero no considera "ni sostenible, ni justo, ni progresista" la gratuidad de las tasas como propugnan otros gobiernos autonómicos, ya que se traduciría en un deuda millonaria. EFE