EFEValladolid

La Guardia Civil y la Policía Nacional vigilarán los accesos de entrada y salida de Aranda de Duero (Burgos) y controlarán que las actividades que se lleven a cabo en esta población de más de 32.000 habitantes sean de carácter esencial, tras el confinamiento de la población establecido por la Junta.

El Ejecutivo autonómico ha aprobado un plan de contención para aislar durante 14 días Aranda de Duero (Burgos), ante la elevada tasa de incidencia de coronavirus, con el fin de contener una posible transmisión comunitaria de la enfermedad.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado establecerán desde mañana, cuando se espera que entre en vigor el confinamiento una vez autorizado por el Juzgado, una serie de dispositivos para controlar las carreteras y constatar si las salidas y entradas en el pueblo tienen causa justificada, han informado a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno en la Comunidad.

De esta forma, los agentes de ambos Cuerpos de seguridad permanecerán pendientes del cumplimiento de las normas fijadas en la vuelta de Aranda de Duero a una situación similar a la de la fase 1 de la desescalada del confinamiento. EFE

erbq