EFEBurgos

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, ha alertado este lunes en Burgos de la "inviabilidad" y "desertización" de la comunidad de Castilla y León a largo plazo si no se frena la pérdida de población.

En declaraciones a los periodistas en la inauguración de un congreso internacional que acoge la Universidad de Burgos sobre despoblación y repoblamiento rural, Igea ha pedido "políticas valientes" y "no electoralistas" porque si no se hace nada nuevo en Castilla y León se seguirá perdiendo población, lo que supondrá "desertización y la inviabilidad de la comunidad a largo plazo".

Tras recordar que Castilla y León ha perdido 130.000 habitantes en los últimos diez años, ha insistido en que "seguir igual no es posible" y ha considerado que quienes plantean el "conservadurismo" desde la izquierda y la derecha apoyan que siga la sangría de población.

En este sentido, ha opinado que "la política no es para cobardes" que no son capaces de enfrentar los problemas y solo viven pendientes de la siguiente cita electoral.

"No hay que mirar a las siguientes elecciones sino a las siguientes generaciones", ha defendido Igea.

En su opinión, Castilla y León tiene que dar una respuesta a esteproblema porque es una comunidad que cada vez se separa más delProducto Interior Bruto de la Unión Europea y ya es la segundacomunidad española que más parte de su presupuesto gasta en prestarlos necesarios servicios sociales.

Por esas razones, ha abogado por una nueva Ley de Ordenación delTerritorio que cuente con el respaldo de dos tercios de las Cortes de Castilla y León, necesarios para que salga adelante.

Igea ha recordado que PSOE y PP acordaron ya una ley que establecía un mapa de zonas básicas, aunque luego "se autobloquearon".

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León se ha mostradodispuesto a negociar una reforma de esa ley para que pueda contar con los apoyos necesarios, aunque ha advertido que "el PSOE no parece dispuesto".

Para Igea, aprobar una nueva Ley de Ordenación del Territorio podría frenar la pérdida de población, junto a los planes de incentivos fiscales; favorecer que la cadena de valor de productos del campo se puede en la comunidad; y refuerzo de medidas sociales y de sanidad.

Sin embargo, ha alertado de la necesidad de "romper el círculovicioso" actual, en el que la despoblación provoca un aumentoprogresivo de gastos en servicios públicos que se traduce en unareducción de gasto destinado a crecimiento y desarrollo, lo que haceque cada vez más jóvenes salgan de la comunidad en busca de "fortuna y trabajo".

Por su parte, el rector de la Universidad de Burgos, Manuel PérezMateos, ha ofrecido "especialistas y estudios" universitarios paracolaborar con las administraciones, sobre todo con la Junta deCastilla y León y las entidades locales, para resolver el problema de la despoblación.

Durante hoy y mañana se reúnen en la Universidad de Burgos expertos, políticos y empresrios en el congreso sobre despoblamiento y repoblación, que organiza la Facultad de Derecho.

Su decano, uno de los codirectores del congreso, Santiago Bello, cree que se ha convertido en una "patología sistémica" que requiere una acción contundente y bien financiada, que debería liderar el gobierno autonómico, para que no sea "irreversible". EFE

1010207

psb/mr

(foto)