EFEJuanjo Galán Helsinki

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha resaltado la importancia de la inversión en las nuevas tecnologías y la innovación aplicadas a la lucha contra la despoblación tras su visita institucional a Finlandia, donde ha planteado que es necesario "aprender a apostar por el futuro" a través de la universidad y su conexión con la industria.

Igea realizó una visita de un día a la ciudad de Oulu, capital de una de las regiones más despobladas de Finlandia, junto al secretario de Estado de la Unión Europea (UE), Juan González-Barba, y a representantes de los Gobiernos de Aragón y Castilla-La Mancha, para aprender cómo combate el país nórdico la despoblación.

"Este viaje nos ha permitido ver cómo enfrentan la despoblación en un territorio tan diferente del nuestro, pero con unos problemas tan similares", afirmó en una entrevista con Efe.

En su opinión, la principal conclusión que se puede extraer de esta visita es que se debe apostar por la inversión, la universidad, el desarrollo y la tecnología, como ha hecho Oulu, mediante políticas innovadoras que permitan atraer y mantener a la población.

"En Oulu lo han logrado gastando bien los fondos europeos, apostando por la universidad, por la internacionalización, y yo creo que de aquí sacamos muchas conclusiones importantes para nuestros territorios", dijo.

"Yo creo que es un ejemplo de buenas políticas públicas, de buena concentración de las apuestas inversoras y, sobre todo, de la importancia que tiene la innovación y el desarrollo en las políticas de población", añadió.

La región de Oulu, Ostrobotnia del Norte, es la segunda más extensa de Finlandia después de Laponia, con casi 40.000 kilómetros cuadrados, y una de las menos pobladas, con apenas 11,2 habitantes por kilómetros cuadrado.

Cerca de la mitad de sus 414.000 habitantes se concentran en la ciudad de Oulu, que cuenta con una de las mejores universidades tecnológicas del país.

"La ciudad de Oulu tiene una población muy joven, con una media de 39 años, tiene una pirámide poblacional que no se ha invertido como la nuestra, y eso es gracias a que ofrece futuro", dijo.

"Oulu tiene políticas sociales, de natalidad y de inmigración, pero la apuesta fundamental es por el desarrollo y por la innovación, por una universidad pública muy potente, con un grado muy alto de transferencia tecnológica con el entorno", señaló.

El ejemplo más importante de la visita -aseguró- es que, si Castilla y León quiere apostar por el futuro, debe aumentar la inversión y potenciar la colaboración entre los sectores público y privado y entre la universidad y la empresa.

"La industria podría, y debería, colaborar mucho más con la universidad. No se trata de que todos hagamos las mismas cosas, pero sí de que aprovechemos el conocimiento de nuestras empresas y de que seamos capaces de colaborar en el desarrollo con ellas", aseveró.

En este sentido, dijo que van a intentar establecer acuerdos de cooperación en campos como las nuevas tecnologías y la conectividad entre la Universidad de Oulu y las universidades de Castilla y León, cuyas facultades de telecomunicaciones "también tienen un altísimo nivel".

"Nuestra comunidad tiene un potencial industrial mucho más importante de lo que la gente cree. Tenemos provincias con un porcentaje de PIB industrial muy alto, somos la cuarta comunidad en porcentaje dedicado a I+D+i y tenemos provincias que lideran la producción industrial, como Burgos", señaló.

Durante la visita a la Universidad de Oulu, Igea tuvo ocasión de conocer el proyecto denominado "6G Flagship", puntero a nivel mundial en la investigación y el desarrollo de las redes móviles de sexta generación (6G) y sus futuras aplicaciones.

"Nuestra Comunidad tiene muchísimas posibilidades de aplicar estas tecnologías y otras en las que somos punteros, sobre todo en la industria de la automoción", dijo.

Asimismo, resaltó la importancia de la cooperación entre las regiones, tanto dentro del Estado español como a nivel europeo, para poder defender mejor los intereses comunes en la UE y en el Comité de las Regiones.

"Nosotros, en toda nuestra acción exterior, insistimos en que la despoblación es, probablemente, el problema político más importante de la UE, es el que va a condicionar su futuro", afirmó.

"Nosotros tenemos dos problemas, la población dispersa y la pérdida de población, y de momento no estamos corrigiendo ninguno", sentenció.

Para lograr corregir esos problemas -dijo- se debe que intentar que las ciudades de tamaño medio tengan un desarrollo industrial potente y luego intentar que en el entorno rural se desarrolle la industria de transformación, el aprovechamiento del patrimonio y la agroindustria.

"Castilla y León tiene 3.000 municipios, con un porcentaje altísimo con menos de 500 habitantes, y no podemos empeñarnos en mantener todos y cada uno de ellos", aseguró.

Según Igea, lo más positivo de la visita a Finlandia es que ha comprobado que existe "un modelo de éxito industrial y de desarrollo localizado en un territorio muy similar al nuestro, y eso, ante todo, genera mucha esperanza". EFE

jg/gc/jgb/orv

(foto)