EFEValladolid

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, ha manifestado este martes que "parece evidente que no es viable un toque de queda si no es con un estado de alarma" y ha precisado que las restricciones de algún derecho fundamental acordadas en la Comunidad debe dirimirlas la Justicia.

Izquierdo, en rueda de prensa, se ha referido así a la posibilidad de un toque de queda cuando decaiga el estado de alarma el próximo 9 de mayo y ha recordado que el adelanto a las 20.00 horas que decidió la Junta en su momento fue anulado como medida cautelar por el Tribual Supremo.

Ha detallado que aspectos como la libertad de reunión los puede limitar un Gobierno autonómico al amparo de la Ley General de Salud Pública siempre respaldado por los jueces, que resuelven estos asuntos en un plazo de veinticuatro o 48 horas en función del tiempo empleado con diversas medidas con anterioridad. EFE

erbq

(foto)