EFEValladolid

La atención a la población en residencias sociales de Castilla y León requirió hasta tres documentos, fechados el 20 de marzo y 6 y 16 de abril y firmados por los gerentes de Salud y Servicios Sociales, para contener el impacto del COVID en las residencias y la reubicación temporal de personas dependientes tras ingreso en el hospital.

Así lo ha detallado este viernes en su comparecencia este viernes en las Cortes de Castilla y León, el director general director general Planificación y Asistencia Sanitaria de la Consejería e Sanidad, Alfonso José Montero.

El director general ha explicado que desde principios de marzo se intensificó el trabajo coordinado entre las dos consejerías, la de Sanidad y la de Familia, para atender a esos residentes en residencias.

E inicialmente "se establecieron unas recomendaciones generales en relación a la pandemia por coronavirus", en las que "se intentó reducir el contagio, suprimiendo las visitas y se aconsejó el aislamiento a los residentes con sintomatología respiratoria".

El 19 de marzo se difundió una guía de pautas para actuar ante la pandemia en las residencias de mayores y centro sanitarios, que incluía la obligaciòn de los centros de tener un plan de contingencia propio.

El director general ha explicado que "se elaboraron varios documentos firmados por el Gerente Regional de Salud y de Servicios Sociales para contener el impacto de la crisis COVID en las residencias de carácter social, así como para la reubicación temporal de personas dependientes tras ingreso en el hospital".

"En el primero de ellos, de fecha 20 de marzo, de medidas generales para contener el impacto se incluyen: las relativas al aislamiento de pacientes infectados, la necesidad de prueba negativa para los enfermos infectados con COVID-19 que regresen a la residencia tras su ingreso en el hospital y el uso de material de protección por los profesionales de las mismas".

Además, recoge la organización de la asistencia sanitaria y la creación de equipos asistenciales multidisciplinares y de los profesionales de referencia en el Área de Salud, tanto por parte de la GSS como de la GRS, para el seguimiento, diaria de la situación, en cada una de las residencias del Área de Salud.

En los documentos posteriores, "fechados el 6 y 16 de abril, se diseña un procedimiento para la reubicación temporal de las personas dependientes que ingresan en el hospital con infección por COVID-19 y otras situaciones de prioridad social, así como el procedimiento para la atención temporal de personas dependientes en domicilio en situación de prioridad social".EFE