EFEValladolid

La exclusión social está “enquistada” en la estructura social de la Comunidad, ya que afecta a 368.000 personas, el 15,3% de la población, y atañe a un grupo especialmente vulnerable de 214.000 catalogadas en exclusión social severa.

Así lo refleja el Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo Social en Castilla y León 2019 presentado este miércoles, coordinado por Cáritas.

El coordinador del informe de la Fundación FOESSA, Guillermo Fernández, ha considerado como "tremendamente relevante" el incremento de la población en exclusión social severa, pues ha pasado de representar el 5,1 por ciento en 2013 al 8,9 por ciento cinco años después, un grupo de personas con el que “se ceba la desigualdad y la precariedad”.

Dentro del grupo en exclusión social severa hay otro apartado considerado como “sociedad expulsada” compuesto por 99.000 personas, el triple que hace un lustro, que son considerados así por sumar a su exclusión la acumulación de varios problemas relacionados con vivienda, salud o empleo. EFE

ag/erbq

(foto)