EFEValladolid

La Junta de Castilla y León ha abierto una investigación sobre el concierto celebrado el pasado sábado en el polideportivo Pisuerga de Valladolid de los raperos Natos y Waor en el que se incumplieron las medidas sanitarias y ha advertido de que estas diligencias conducirán a la apertura de un expediente sancionador, en principio contra los promotores del concierto.

El pasado sábado el concierto de estos raperos reunió a más de 4.500 personas en el polideportivo Pisuerga que, según fotografías publicadas en redes sociales, no hicieron uso de las mascarillas.

La Junta de Castilla y León, a través de la Delegación Territorial de Valladolid, ha abierto una investigación para recabar información ante estas imágenes, en las que se puede ver cómo se incumple la normativa estatal que establece el uso obligatorio de mascarilla en interiores y la obligación de mantener la distancia mínima.

En función de la tipificación que se haga del incumplimiento de la normativa estatal, la Junta advierte de que el expediente puede ser instruido bien por la propia Delegación Territorial de la Junta, en caso de que se considere como un delito grave, o por la Consejería de Sanidad, en el caso de que se considere como delito muy grave.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez, ha asegurado este martes que la organización es la única responsable de lo que ocurrió en el concierto y ha añadido: "En estos momentos hay material gráfico suficiente sobre lo sucedido en esa actuación, con el que cuenta la Junta, para que pueda proceder a presentar la correspondiente denuncia cuando lo considere oportuno, aunque por el momento esta no ha sido realizada", ha comentado el subdelegado del Gobierno.

Asimismo, ha aclarado que "tanto lo acontecido dentro del recinto donde se celebró el concierto -el pabellón Pisuerga de Valladolid-, como el control de entrada y los accesos al mismo, también son responsabilidad de la organización" que, por el momento, guarda silencio.

Por otra parte, la Policía Local de Valladolid también ha abierto una investigación sobre lo sucedido.

El grupo de raperos Natos y Wao, ha criticado a los medios de comunicación que se han hecho eco de la falta de medidas de seguridad en el concierto.

Y el epidemiólogo Ignacio Rosell, que subió a las redes una foto del polideportivo abarrotado de gente y sin mascarillas, ha sido objeto de críticas, amenazas e insultos en twitter. EFE