EFEValladolid

La Junta de Castilla y León cree que hizo "lo que tenía que hacer" ante el temporal de nieve que afectó a miles de conductores a su paso por la AP-6 el pasado fin de semana y, sin atribuir responsabilidades por lo ocurrido, ha planteado que fue "inadmisible" y "se debe mejorar" la reacción pública y privada.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de Castilla y León, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha afirmado que su departamento cumplió adecuadamente con las competencias de protección civil y gestión de las carreteras autonómicas, mientras que ha anticipado que la Junta estará "pendiente" y será "exigente" para que "no se vuelva a producir" lo ocurrido en la AP-6.

"No se puede estar satisfecho con la situación de los conductores", ha insistido el consejero, quien ha valorado la apertura del expediente informativo a la empresa concesionaria de la AP-6 por parte del Gobierno, con el que ha defendido que existió una buena coordinación, pero ha pedido mejoras en la garantías de la vialidad en esta autopista para futuras ocasiones.EFE