EFEValladolid

La lista de espera para ser operado en Castilla y León, a 31 de diciembre de 2019, es de 35.314 personas - 4.560 más que en la misma fecha del año pasado- debido, principalmente, a la publicación de los pacientes que antes estaban "ocultos", que sitúan la demora media para ser intervenido en 94 días, 29 más que a finales de 2018 y 5 más que el trimestre pasado.

De estos datos ha informado este miércoles en rueda de prensa el gerente del Sacyl, Manuel Mitadiel, quien ha achacado este repunte del número de pacientes en espera y del tiempo medio de intervención a la lista de espera quirúrgica estructural, que ha pasado del 73 % al 83 %, al pasar de los 22.542 pacientes en 2018 a 29.263 en 2019.

Este total de 35.314 pacientes en espera salen de sumar a la lista de espera estructural -29.263 personas a 31 de diciembre de 2019- los considerados como transitoriamente no programables, que son 2.780, y otros 3.271 usuarios a la espera tras rechazar un centro alternativo.

Además de la afloración de estos pacientes "ocultos", el gerente del Sacyl ha reconocido que algunos "problemas estructurales" del sistema también son los causantes de este incremento de estas listas de espera, que devienen de "falta de profesionales, como anestesistas o de quirófanos".

Por este motivo, Mitadiel ha avanzado que la Consejería prepara un plan que presentará más adelante para evitar esta fuga de profesionales sanitarios en la Comunidad o la apuesta por la apertura de los quirófanos en los hospitales provinciales también por las tardes, bajo la división de trabajo "4-1", cuatro jornadas de mañana y una de tarde para los médicos.

Por hospitales, los complejos asistenciales de Salamanca (6.496 pacientes), de León (6.097) y de Burgos (5.577) presentan una mayor lista de espera quirúrgica y los burgaleses de Aranda de Duero (565), Miranda de Ebro (784) y de Soria (834), las menores.

Sobre estos datos, Mitadiel ha destacado en varias ocasiones el "esfuerzo" del sistema público de salud en aras de la "transparencia informativa", ya que, "por primera vez se divulgan de forma sistematizada las estadísticas a cierre de ejercicio de las consultas externas y de las pruebas diagnósticas".

En el caso de las consultas externas, su registro presenta "complicaciones" debido a la inclusión de peticiones que no se ajustan exactamente a los criterios establecidos tanto para primera consulta y consultas sucesivas y a la falta de homogeneidad en la gestión de las citas entre los centros hospitalarios.

Por ello, el director general de Sistemas de Información, Calidad y Prestación Farmacéutica, José Ramón Garmendia, ha avanzado que la Consejería trabaja en mejorar estas peticiones de consulta a través de un portal en el que los facultativos serán los encargados de especificar si se trata de una primera prueba diagnóstica, por lo que debería figurar en la lista de espera, o pruebas de seguimiento, que no computarían.

En total las pruebas diagnósticas ya citadas pero aún no realizadas y en lista de espera estructural suma 17.365 procedimientos (2.830 TAC, 5.030 resonancias magnéticas, 8.698 ecografías y 807 mamografías). También otros 15.372 pacientes están pendientes de asignación de cita para una primera técnica diagnóstica (2.266 TAC, 7.264 resonancias magnéticas, 5.188 ecografías y 654 mamografias).

Finalmente, sobre todos estos datos publicados, el gerente del Sacyl ha lamentado que se haya "perdido" un año, ya que, cuando su equipo de trabajo se incorporó en junio, "todos los créditos para conciertos ya estaban comprometidos". Una circunstancia a la que se sumó que "el equipo anterior utilizó una filosofía de: el que venga detrás que arree", ha apostillado Mitadiel. EFE