EFEValladolid

La muerte del teniente coronel y jefe de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, Pedro Alfonso Casado, que llevaba cinco días ingresado en estado muy grave en el Clínico de Valladolid tras recibir un disparo en la cabeza del hombre que se había atrincherado en Santovenia de Pisuerga tras matar a un vecino, ha provocado numerosas muestras de condolencia y reconocimiento en Castilla y León.

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha trasladado su más sentido pésame y apoyo a su familia, amigos y compañeros en un mensaje escrito en twitter y ha lamentado "con todo nuestro pesar el fallecimiento" del teniente coronel.

El vicepresidente, Juan García-Gallardo, ha mostrado sus condolencias en esta misma red social y ha dado las gracias "por su servicio a la Patria, guarda fiel de España entera. Descanse en paz".

Por su parte, el presidente de las Cortes, Carlos Pollán, ha lanzado este mensaje: "Se nos ha ido un leonés que lo ha dado todo por sus compatriotas. Mi más sincero pésame a todos sus familiares y amigos".

Porque aunque el teniente coronel, de 50 años, nació en Vitoria, tenía fuertes vínculos con León, donde vivió de pequeño, según han informado a Efe fuentes del instituto armado.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, también ha mostrado su pesar por la muerte del agente y ha compartido en sus redes el mensaje de la Guardia Civil que, junto a un crespón negro en su escudo, dice: "Descanse en paz el teniente coronel jefe de la UEI, Pedro Alfonso Casado. Dio su vida por cumplir con su deber.Compartimos el dolor de su familia y amigos".

Las reacciones a su muerte se han sucedido durante todo el día a nivel nacional y regional, y el alcalde de Santovenia de Pisuerga (Valladolid), Bernardo Canedo López, ha explicado a Efe que el Consistorio está elaborando un comunicado. EFE