EFEValladolid

Tras pasar al menos siete días desde la administración de la segunda dosis de la vacuna contra la covid en las residencias de mayores y personas con discapacidad de Castilla y León, desde este martes se abren las visitas externas en estos centros sin limitación en el número de visitantes ni en el tiempo de duración.

Esta es una de las principales novedades de la actualización de la guía de actuaciones para estos centros, tanto públicos como privados, durante la alerta sanitaria por la covid, que ayer acordó el Consejo Extraordinario de Gobierno de la Comunidad.

Los datos de contagios en las residencias llevaron a reducir las visitas a una persona y una hora y con cita previa, con una la ampliación específica para Navidad de dos horas y dos personas.

Las novedades respecto al documento que rige desde el 4 de febrero afectan fundamentalmente a las visitas, de forma que los residentes podrán recibir visitas sin limitación específica ni del número de visitantes, ni del tiempo de duración de cada visita.

Y cada centro en todo caso, "en función de sus posibilidades organizativas, deberá gestionar y coordinar esas visitas para que las mismas puedan ser realizadas con todas las medidas de seguridad necesarias", recoge la guía.

En cuanto a las salidas de los residentes, se mantienen en "los mismos términos y requisitos de seguridad a los que se venían efectuando hasta la fecha", que se rigen por la normativa de movilidad que hay en la Comunidad en general, de acuerdo al nivel de alerta.

En estos momentos, hay toque de queda entre las diez de la noche y las seis de la mañana en la Comunidad, con cierre perimetral, y las reuniones están limitadas a cuatro personas, salvo que sean del mismo núcleo de convivencia; y Sí

Como medida general, se permiten "las salidas al exterior de las personas residentes negativas en COVID-19 y sin sospecha de contagio, que residan en centros de servicios sociales".

"Estas salidas al exterior, teniendo en consideración la situación epidemiológica y el nivel de alerta de cada momento, estarán coordinadas con la dirección del centro para asegurar las medidas de seguridad necesarias tanto para el propio usuario como para evitar la propagación de la pandemia en el centro", según recoge la guía.

En esa línea, la dirección de cada centro continuará coordinando las entradas de familiares para asegurar su escalonamiento, y el visitante deberá cumplir las normas de higiene establecidas para acceder al recinto, como el lavado de manos –con jabón o gel hidroalcohólico– o el uso de mascarilla higiénica o quirúrgica.

En el encuentro entre el residente y el visitante se guardará la distancia mínima de seguridad de 1,5 metros y con carácter general, el régimen de visitas se ajustará a las directrices dictadas en la normativa vigente en materia de movilidad para la población general, y serán conformes a las aplicables en función de los niveles de alerta sanitaria.

Otra de las modificaciones afecta a la zonificación de los espacios, es decir, a las normas para sectorizar estancias y, con ello, asilar y evitar la propagación del virus; y, en ese sentido, se suprime la obligación de reserva del 5 % de plazas para alojar a posibles residentes que necesiten una vigilancia especial. EFE

mr/rjh