EFEValladolid

Ayudas directas, exenciones fiscales y ampliación horaria con la reapertura en los interiores siguen siendo las principales reivindicaciones de los hosteleros de Castilla y León, que este martes han protagonizado en las nueve capitales una nueva jornada de su campaña "Nos hacen pagar los platos rotos".

Los hosteleros han comenzado a registrar demandas judiciales contra la administración autonómica para reclamar el lucro cesante derivado del toque de queda decretado a las 20 horas desde mediados del pasado enero, y que el Tribunal Supremo ha anulado como medida cautelar.

Se esperan miles de demandas, ha anunciado en Burgos el presidente de la Confederación Regional de Asociaciones de Hostelería y Turismo de Castilla y León, Fernando de la Varga, durante la celebración de una protesta a la que han asistido unas doscientas personas.

El cierre de la hostelería "favorece los encuentros sociales en domicilios y fiestas privadas con mucho mayor riesgo para los contagios", ha manifestado en Valladolid la presidenta de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid, María José Hernández.

"No existe un patrón de relación entre las medidas restrictivas de la hostelería y la evolución de los datos sanitarios", ha recalcado Hernández con el ejemplo de otras comunidades autónomas con disposiciones menos férreas en bares y restaurantes donde la evolución de los contagios "es muy similar" a Castilla y León.

Por tercer martes consecutivo, los hosteleros de Valladolid de han manifestado delante de la Delegación Especial de la Agencia Tributaria en Castilla y León, donde han lanzado al aire y roto los platos como símbolo de un sector que "camina a la ruina" debido a medidas "que no mejoran la situación respecto a otros lugares con menos restricciones".

Los manifestantes, respaldados en sus protestas con la asistencia del presidente de CEOE Castilla y León, Santiago Aparicio, y de la secretaria regional de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Leticia Migueza, han pedido la dimisión del viceconsejero de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, así como de la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

Por todo ello, la presidenta de la AEHPVA ha calificado de "poco afortunadas" las nuevas normas ordenadas por el Gobierno de Castilla y León, en vigor desde este viernes (26 de febrero), que mantiene el cierre de interiores y apertura de terrazas pero que amplía en dos horas, hasta las diez de la noche, el cierre de establecimientos sin atenciones a clientes a partir de las 21.30 horas.

"Necesitamos establecer un control lógico y coherente de los horarios de apertura y cierre, así como de los aforos de los negocios, resultando de vital importancia permitir la apertura de interiores y ampliar el horario de las actividades hosteleras", ha resumido.

En León han secundado las protestas medio centenar de personas, frente a la Delegación Territorial, para la reapertura del interior de los bares y ayudas directas que frenen la ruina de los hosteleros "por culpa de las decisiones" del gobierno autonómico.

El presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de León Martín Méndez, ha insistido en que abrir las terrazas hasta las diez de la noche "no es la solución", y asegurado que sólo el diez por ciento de los 1.200 bares y restaurantes de la capital dispone de zona exterior para poder trabajar.

Los hosteleros, en el documento que han registrado en la Delegación de la Junta en León, han pedido la apertura de los interiores de sus establecimientos y ampliar el horario de las actividades no esenciales con el fin de "poder controlar los comportamientos de los ciudadanos durante el mayor tiempo posible" y "evitar la ruina económica".

"Proponemos una compensación económica en concepto de ayudas directas, ágiles en forma y pago puesto que está en riesgo la supervivencia de todas las empresas. Necesitamos trabajar, y lo necesitamos ya. Necesitamos ayudas directas, no más promesas vacías", ha agregado Méndez.

En Ávila, cerca de cien hosteleros se han concentrado ante la Delegación Territorial y Subdelegación del Gobierno, donde han roto platos simbólicamente para reivindicar la apertura interior de su establecimientos y de fronteras con el resto de comunidades autónomas para reactivar el sector con el tráfico de turistas.

El presidente de la Federación Abulense de Hostelería, Fernando Alfayate, ha explicado a los periodistas que la Junta de Castilla y León está "jugando a la lotería" con unas medidas que les genera inseguridad al no saber nunca lo que van a poder hacer al día siguiente.

Por su parte, el secretario de la Federación, Alberto Rosado, ha criticado las "migajas" que a su juicio supone poder abrir una hora y media más en el exterior, cuando las terrazas son un complemento a sus negocios y no la parte esencial.

Unos trescientos hosteleros se han congregado en la capital zamorana, donde han roto platos de forma simbólica, lanzado huevos a la fachada de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León y cortado el tráfico en la céntrica plaza de La Marina.

Tras permanecer durante unos quince minutos junto a la sede de la administración autonómica, han cortado el tráfico en la confluencia de las céntricas avenida de Portugal y Alfonso IX, donde algunos manifestantes se han sentado en el asfalto a jugar a las cartas.

En Segovia, unas 150 personas se han reunido frente la Delegación Territorial donde el presidente de la asociación Hostelería y Turismo, Jesús Castellanos, ha manifestado a los presentes que es el Gobierno regional el que les está "destrozando".

"Tienen muy fácil su misión: que copien a Madrid, queremos una Ayuso aquí con nosotros y no la tenemos, tenemos gente que toma decisiones de manera arbitraria y a cincuenta kilómetros están los bares y restaurantes llenos y los contagios igual que aquí, nos están engañando", ha manifestado.

En declaraciones a los medios, preguntado por el aumento de crispación entre los manifestantes, quienes han proferido gritos y algún insulto, Castellanos ha explicado que la situación es límite "cuando te estás jugando el pan tuyo y el de tu familia".

En Soria, el presidente de la Agrupación Soriana de Hostelería y Turismo (ASOTHUR), Pablo Cabezón, ha lamentado ante los periodistas que los hosteleros siguen sin ningún tipo de compensación por parte de la Junta tras seis meses de cierres de sus establecimientos.

"Creemos que no nos merecemos el trato que se está dando a la hostelería. Se nos está tachando de ser un poco los culpables de cuando hay brotes. Creemos que tenemos que estar ya abiertos y reclamamos lo que nos pertenece: ayudas y poder trabajar", ha manifestado.

Cerca de doscientos hosteleros han mostrado en Salamanca su pesar por las medidas adoptadas para frenar el coronavirus y que dejan "heridos de muerte" a los trabajadores y empresarios del sector.

La concentración, con rotura de platos, ha estado encabezada por el presidente de la Asociación de Hosteleros de Salamanca, Álvaro Juanes, quien ha exigido responsabilidades a los políticos autonómicos por "no haber sabido gestionar la pandemia".

Por último, la protesta ha sido secundada en la capital palentina por un centenar de personas entre hosteleros y representantes de otros ámbitos igualmente afectados como los gimnasios, agencias de viaje, comercios y distribución. EFE