EFEPalencia

UGT y CC.OO han respiran con el anuncio del mantenimiento de la actividad de Renault en las plantas españolas, pero también se preocupan por la suspensión de 15.000 empleos en el mundo y urgen a las administraciones españolas a garantizar que no se pierda capacidad productiva en el sector.

Tras conocer el plan de reorganización que la multinacional automovilística francesa ha anunciado este viernes, que va a suponer la supresión de 15.000 empleos en todo el mundo, CC.OO ha manifestado su preocupación aunque finalmente no afectará a las cuatro plantas que Renault tiene en España: dos en Valladolid, una en Palencia y otra en Sevilla.

"Por el momento, en todas ellas se mantendrán las producciones actuales, ya que son las más competitivas del grupo", ha afirmado en un comunicado Rubén González Pablos, delegado general de CC.OO en el grupo RESA y secretario adjunto del Comité Grupo Renault.

González de Pablos ha asegurado que esto es posible gracias a "la profesionalidad e involucración de los trabajadores de España", así como a "la responsabilidad de CC.OO" en la negociación de los planes industriales para conseguir viabilidad y asegurar el empleo.

"CC.OO seguirá apostando por el diálogo social y la negociación colectiva" sin perder de vista que el horizonte en la empresa "se torna incierto", por lo que es necesario seguir trabajando en defensa del empleo y de la actividad, explica en el comunicado.

También UGT ha señalado la importancia que tiene en este momento que las plantas españolas mantengan su actividad, "tanto para los trabajadores de Renault España como para las empresas auxiliares", pero ha lamentado el anuncio de cierre y pérdida de empleo en otras fábricas del grupo.

Según UGT, la decisión de la dirección de Renault respecto a España "es fruto del trabajo bien hecho en los últimos años", ya que los trabajadores están formados y las plantas son competitivas.

En este sentido, el sindicato ha asegurado que las factorías de Renault en España "tienen futuro", pero ha advertido que "el contexto de crisis mundial que nos acecha nos impide estar tranquilos a largo plazo".

Por todo ello, urge a las administraciones a la adopción de las medidas necesarias para garantizar que no se pierda capacidad productiva en un sector que supone más del 10 por ciento del PIB, teniendo en cuenta que vive una crisis que amenaza con llevarse por delante miles de puestos de trabajo y que los centros de decisión están fuera de España.

En la misma línea, desde CC.OO han exigido la creación de políticas industriales comunes en la Unión Europea y España, cambiando y modernizando el tejido industrial, evitando despidos y cierres, protegiendo al sector del automóvil, creando empleo y facilitando una mayor estabilidad laboral. EFE

1010336

aaf/rjh