EFEZamora

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha abogado este viernes por la reordenación de los profesionales sanitarios, por mejorar su fidelización e incrementar las plazas MIR para atajar el problema de las jubilaciones médicas y la falta de profesionales.

Fernández Mañueco, que ha inaugurado el VIII Congreso Nacional de Médicos Jubilados, ha indicado que el Gobierno regional pondrá todo su empeño en "reordenar y mejorar" la situación de los profesionales sanitarios, además de intentar fidelizarlos con el sistema de salud.

A su juicio, la elevada edad media de los médicos hace prever un importante número de jubilaciones, lo que obliga a "tomar decisiones de calado, planificadas y con rapidez".

Par el presidente de Castilla y León es necesaria la implicación del Gobierno de la nación que, de forma coordinada con las comunidades autónomas, debe adoptar medidas para aprovechar todo el potencial docente de los servicios de salud.

Para ello, ha reclamado al Ministerio de Sanidad un mayor número de plazas formativas de las especialidades deficitarias y ha comprometido que en Castilla y León se utilizarán el cien por cien de las plazas acreditadas para esa formación.

Alfonso Fernández Mañueco ha subrayado además el modelo de trasplantes que ha llevado en 2018 a la comunidad autónoma HASTA alcanzar un récord de sesenta donantes por cada millón de habitantes, frente a los cuarenta de media nacional en un país como España que es líder mundial en trasplantes.

El presidente autonómico ha admitido además la importancia de la "humanización de la medicina", un aspecto que ha agradecido a los médicos y en el que "no podemos bajar los brazos, sino todo lo contrario", ha precisado.

Del mismo modo, ha subrayado la importancia de que en Castilla y León se cuente con el "personal emérito" para aprovechar los conocimientos y la experiencia que atesoran para mejorar la calidad del sistema de salud.

Por su parte, el exdirector de la Organización Nacional de Transplantes, Rafael Matesanz, ha puesto de relieve el modelo de éxito de España en lo referente a las donaciones de órganos y los trasplantes.

Ese modelo, que se ha exportado a otros países como Croacia, Portugal, Bélgica o Italia, ha hecho que España esté desde hace veintisiete años a la cabeza en el ránking de donaciones y trasplantes, según ha resaltado, con una tasa de cuarenta donantes por cada millón de habitantes.

Matesanz, que antes de pronunciar la conferencia inaugural del congreso ha recibido la medalla de honor del Colegio de Médicos de Zamora a raíz de su reciente jubilación, ha señalado que ese reconomiento es extensible a todo el sistema nacional de salud, que es "la joya del estado del bienestar".

A preguntas de los periodistas, Matesanz ha indicado que el problema de la falta de médicos es estatal e incluso universal y tiene una "difícil solución", ya que no puede resolverse "de la noche a la mañana".

Por su parte, el presidente del comité científico del congreso, José Pérez Carretero, ha reclamado que se modifique la normativa que obliga a los médicos a jubilarse automáticamente a los 65 años, sin poder continuar con su actividad de forma voluntaria, quienes lo deseen, al menos hasta los 70 años.

A su juicio, la disposición que obligaba a la jubilación, vigente desde hace seis años, ha sido "un gran fallo de la Administración", por lo que desde los órganos colegiales de médicos abogarán porque se modifique esa normativa.

El presidente de la Organización Médica Colegial, Serafín Romero, ha animado a vivir la jubilación de forma activa y solidaria, mientras que el presidente Consejo Autonómico de Médicos de Castilla y León, José Luis Díaz, ha asegurado que el profesional, aunque cobre una pensión, no se jubila "hasta el día que se muere".

El VIII Congreso Nacional de Médicos Jubilados reúne en Zamora a un centenar de profesionales sanitarios que abordan cuestiones como EFE