EFEValladolid

Los reproches cruzados por los candidatos del PP, Alfonso Fernández Mañueco, y de Cs, Francisco Igea, especialmente en materia de corrupción, han marcado buena parte del debate electoral celebrado este martes en Valladolid, en el que el socialista Luis Tudanca ha insistido en pedir a los votantes reeditar el resultado de las elecciones generales del 28-A.

Por su parte, el cuarto contendiente, el dirigente de Podemos, Pablo Fernández, ha alternado las críticas por los años de gestión del PP con propuestas, en un tono más pausado de lo que en él es habitual.

Sin muchas interrupciones pero con intensidad, los cuatro intervinientes han dejado claro desde el principio cuál iba a ser su estrategia para el debate: Mañueco ha centrado sus ataques en el PSOE, casi siempre en la persona del presidente Pedro Sánchez; Tudanca ha insistido en la idea de que el cambio es posible si se repite el resultado de las generales; Fernández ha alternado la crítica y la propuesta; e Igea ha advertido del final del bipartidismo y del "clientelismo" que observa en la Junta.

El primero de los bloques, dedicado a la despoblación, ha evidenciado la unidad de los ataques del PSOE, Podemos y Cs contra el candidato del PP, a quien han responsabilizado de la ausencia de políticas que hayan al menos moderado la pérdida de población de la Comunidad, mientras que Mañueco ha defendido la calidad de los servicios en el medio rural y se ha comprometido a tomar nuevas medidas.

En el segundo y tercer bloque, sobre economía, empleo y fiscalidad, los candidatos han optado por alternar las propuestas con las críticas directas y se han mostrado las coincidencias existentes en materia impositiva -Sucesiones- entre el PP y Ciudadanos, casi el único punto en el que han coincidido, frente a los partidos de la izquierda, que han pedido una fiscalidad más progresiva.

Pero el debate más encendido se ha producido en el último bloque, dedicado a la regeneración democrática, con un Mañueco acosado por las críticas de sus tres oponentes, especialmente por los casos de corrupción de investigados por la Justicia en la pasada legislatura, con los que le han golpeado en varios pasajes del debate.

El candidato del PP ha comenzado por decir que sentía "bochorno" por los casos de corrupción "de todas las fuerzas políticas" que hayan "violentado" la confianza de los ciudadanos y ha desgranado algunas medidas tomadas en materia de regeneración, pero ha añadido que es necesario un Pacto de Regeneración para discutir "sobre tránsfugas y los aforamientos" y crear una comisión de expertos.

Tras él ha intervenido Tudanca, quien ha asegurado que el PP "ha manchado el buen nombre de esta Comunidad por toda España", con referencias varios casos de corrupción investigados por la Justicia y con una alusión directa a que "todos los vicepresidentes de la Junta han estado imputados o procesados" en alguna investigación.

Tudanca ha prometido que si gobierna creará una oficina anticorrupción autonómica y que la limitación de mandatos será de ocho años para todos los miembros del gobierno, al igual que la eliminación de los aforamientos, lo que diferencia al resto de partidos del PP, que quiere mantenerlos para los miembros del Ejecutivo. "No habrá piedad", ha avisado al respecto.

Por su parte, Igea ha sostenido que la corrupción no es únicamente un problema "moral o de justicia" sino que "afecta a la economía" a través de redes clientelares que perjudican las inversiones.

Otra de las propuestas de Mañueco que ha generado rechazo entre sus oponentes ha sido la de que pondrá límite a sus mandatos como presidente, a dos, dando por hecho que lo será tras el 26-M, mientras que Tudanca, Fernández e Igea han 'tranquilizado' al dirigente popular al decirle que no lo tendrá que poner en práctica porque no gobernará.

Además, Igea ha ironizado con que Mañueco se comprometa a cumplir algo que ya figura en el pacto de investidura que el PP y Cs firmaron al inicio de la anterior legislatura: "faltaría más", ha sostenido el candidato de Cs, quien ha vinculado la celebración del debate con la pérdida de la mayoría absoluta.

Tras esta argumentación se ha producido otro de los momentos tensos entre el candidato del PP y el de Ciudadanos, cuando Igea ha dicho que desde la Junta "se ha amenazado a la gente con los planes de medios", en referencia a los medios de comunicación, tras lo que Mañueco le ha preguntado si consideraba que no eran "independientes". "No hay libertad sin libertad de prensa y para ello hay que acabar con el clientelismo", ha sentenciado.

También Tudanca y Mañueco han protagonizado otro momento tenso en este bloque, cuando el popular ha preguntado al socialista qué representantes de su partido habían sido condenados por corrupción, a lo que le ha contestado: "Merino y Pérez Villar".

Casi al final del bloque, Mañueco ha afirmado que será "ejemplar con cualquier desviación ética o legal" en materia de corrupción, porque ha remarcado que "la mayor herencia" que ha recibido de sus padres es "la honestidad" y que espera extenderla a sus hijas, para que ellas también puedan ir "con la cabeza alta" por la ciudad de Salamanca, donde ha sido alcalde.

Otro de los ataques que más han destacado en el debate ha sido el lanzado por Igea contra Mañueco al cuestionar que pueda presentarse ante los electores como un proyecto renovado ya que "lleva 30 años" y ha desempeñado numerosos cargos en las administraciones y el PP.

"Menos consejero de Marina, que podía ser porque fue de Interior y Justicia y no teníamos competencias, ha sido de todo", ha ironizado Igea, a quien ha replicado Mañueco: "lecciones de regeneración las justas, de un partido que no es capaz de organizar unas primarias, de un partido indefinido o veleta".

Ha sido la única alusión a las primarias de Ciudadanos, cuando Mañueco se ha referido al intento de pucherazo que se produjo en el proceso que enfrentó a la exdirigente del PP y expresidenta de las Cortes, Silvia Clemente -a quien no han nombrado directamente-, y al propio Igea, quien impugnó los resultados al detectar votos irregulares que daban la victoria a la primera, lo que finalmente fue revertido, aunque el proceso está siendo investigado por la Fiscalía de Valladolid.

Justo después Mañueco le ha preguntado a Igea: "¿El siguiente partido cuál va a ser? ¿ir de la mano del señor Tudanca y convertirse en el caballo de Troya para que el socialismo entre en la Junta de Castilla y León?".

Igea se ha preguntado cómo puede presentarse como garante de un proyecto renovado si es "el PP cien por cien, con toda su vida dedicada al PP": "¿Dónde estaba usted cuando rompían ordenadores a martillazos?", ha espetado tras enumerar varios casos de corrupción que han afectado al PP.

Sobre la cuestión planteada por el candidato del PP, que ha insistido en que Ciudadanos puede convertirse en el caballo de Troya para el socialismo, Igea ha afirmado que "habrá cambio de verdad", pero liderado por su partido porque van "a ganar" y no "a cambiar el clientelismo azul por el clientelismo rojo", en referencia al PP y al PSOE.

Conducido por las periodistas de Castilla y León Televisión Nati Melendre y Alejandra Abad, el debate ha reeditado el único precedente de Castilla y León -hace 24 años entre Juan José Lucas (PP), Jesús Quijano (PSOE) y Antonio Herreros (IU)- en un ambiente de novedad que se ha respirado desde el primer momento, en una campaña electoral marcada por la incertidumbre de los resultados.EFE

orv-aam-lcl

(foto)