EFEValladolid

El turismo se ha convertido en una herramienta estratégica para Castilla y León, tanto por su capacidad para estimular la economía como para combatir la despoblación en una comunidad caracterizada por la baja densidad demográfica de una población envejecida y mayoritariamente dispersa en el medio rural.

"Representa un importante elemento dinamizador del medio rural, generador de riqueza económica y de empleo, que nos ayuda a fijar población en nuestro territorio", ha reflexionado este viernes en Madrid el presidente de Castilla y León dentro de la 40ª Feria Internacional de Turismo (FITUR).

Ha sido durante su participación en el Club de Productos Rutas del Vino de España, celebrado en FITUR, junto a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, donde ha destacado la apuesta de Castilla y león por el enoturismo, "un producto turístico novedoso, vanguardista y dinamizador de la España interior", ha subrayado el presidente.

"Gracias a una oferta diversificada, creciente y de calidad en torno a un territorio, el enoturismo conjuga las propuestas del vino con la oferta de turismo de paisaje, naturaleza, gastronomía, patrimonio, historia, deporte o actividades de ocio y tiempo libre", ha destacado Fernández Mañueco durante su intervención.

Todo ello concuerda con los objetivos de la Junta de Castilla y León que defiende "un turismo responsable y sostenible, contribuye a un equilibrio territorial, es un producto de desestacionalización turística y forma parte de una oferta dinámica y actualizada, con especialización de producto y gran implicación de los empresarios", ha insistido.

El enoturismo, ha resumido el presidente, "es un producto turístico que une y suma", y que cuenta con una red de cooperación empresarial y de colaboración público-privada donde empresarios y administraciones "van de la mano".

En el caso de Castilla y León, las bodegas, hoteles, casas rurales, comercios y oficinas de turismo son los agentes dinamizadores de un tipo de turismo en alza y que cuenta con ocho rutas certificadas en la comunidad autónoma: Arlanza, Arribes, Bierzo, Cigales, Ribera del Duero, Rueda, Sierra de Francia y Toro.

Es la autonomía con mayor número de rutas certificadas, ocho, y una de ellas (Ribera del Duero) es la tercera más visitada en todo el país, con 383.150 personas en 2018, detrás de Marco de Jerez y Enoturismo Penedés.

Estos itinerarios recibieron en 2018 algo más de tres millones de visita en el conjunto de España a sus diferentes bodegas, museos, centros de interpretación y viñedos, de los cuales casi medio millón recorrieron algunas de las de Castilla y León, un seis por ciento más que en el ejercicio precedente.

Fernández Mañueco, que además de la ministra ha saludado al presidente nacional del PP, Pablo Casado, ha concluido su visita a FITUR con su asistencia en el expositor de Castilla y León a la presentación de Aranda de Duero (Burgos) como Ciudad Europea del Vino 2020.

Este nombramiento supone "una gran oportunidad" para situar a esta localidad burgalesa en un lugar preferente, dentro del mapa nacional y europeo del vino, además de "una herramienta excelente de promoción" para Aranda de Duero y de todo el enoturismo de Castilla y León, "lanzando sus fortalezas al exterior y publicitando todo su potencial", ha apostillado. EFE