EFEValladolid

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), ha esgrimido este martes la presentación en Alemania del nuevo modelo híbrido del Renault Captur como un logro de la propia compañía automovilística, pero también de la ayuda del Ejecutivo autonómico a sus planes industriales.

Ante el primer Pleno ordinario de las Cortes de la X legislatura, Mañueco ha contestado así a una pregunta formulada por el portavoz socialista, Luis Tudanca, que ha criticado la inacción del Ejecutivo autonómico en sus dos meses de trayectoria, en los que ve "nada de nada".

Mañueco ha sostenido que su gobierno ha comenzado a ejecutar un "ambicioso programa" y ha aportado el dato de que en los cinco consejos de gobierno celebrados han adoptado 200 acuerdos con hasta 438 millones de euros de gasto.

El presidente ha defendido que su gabinete ofrece "certidumbre y estabilidad" y ha puesto como ejemplo la presentación comercial de Renault en Alemania para pedir al portavoz socialista que se sienta "orgulloso de cosas como esta".

Mañueco ha asegurado que el suyo es gobierno "transformador, de diálogo y acuerdo", que está "cohesionado", y pone el interés general "por encima del interés personal y las posturas partidistas".

En su réplica, el socialista Luis Tudanca ha negado que el comprometido gobierno "de acción" se haya llevado a cabo por el gobierno de coalición del PP y Cs, a los que ha visto más centrados en aumentar "de forma desproporcionada" el número de altos cargos y asesores y en formar el gobierno "con menos mujeres de toda España".

La designación de Javier Maroto como senador autonómico por la Comunidad pese a carecer de vinculación con Castilla y León y defender posturas perjudiciales para sus intereses, el "episodio edificante del pisito" del presidente de las Cortes, Luis Fuentes, y el juicio por una denuncia por amenazas que afrontará el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, son en palabras de Tudanca "espectáculos poco edificantes" que tienen que ver con la formación del Gobierno autonómico.

"Han avergonzado a los castellanoleoneses y han vuelto a manchar el buen nombre de esta tierra", ha zanjado el portavoz socialista, crítico con la falta de soluciones para problemas reales de los ciudadanos con incumplimientos en materia de sequía, de unidades de radioterapia y de reducción de la jornada de los funcionarios a 35 horas, entre otros temas.

Tudanca ha lamentado también que los grupos que integran el Gobierno hayan emprendido también una reforma del Estatuto de Autonomía sin contar con el consenso del grupo mayoritario de la Cámara, en referencia al PSOE, además de haber pedido la creación de tres comisiones para "investigarse a sí mismos" y luego "perdonarse".

"No tapan la corrupción, la reciclan", ha espetado Tudanca a los representantes de Ciudadanos, a quienes ha acusado también de querer "fusionar" municipios de manera forzosa mientras "otros dicen que no con la boca pequeña", en referencia al PP, al que ha reprochado igualmente que las listas de espera estuvieran "manipudadas", lo cual le parece "repugnante".

En su dúplica, Mañueco ha pedido a Tudanca que "supere sus frustraciones": "las cosas no son como a usted le gustaría como fuera", ha recalcado el presidente, quien se ha mostrado "profundamente orgulloso" de los integrantes del Ejecutivo, "empezando por el vicepresidente", ya que han trabajado "a pleno rendimiento desde el primer día por las personas de Castilla y León".

Mañueco ha defendido que su gobierno ha emprendido acciones de diálogo social, institucional, territorial y político, que espera traducir en conversaciones también con el PSOE: "tenemos que hablar, que dialogar y, si usted quiere, también que acordar, al menos cumplir lo pactado en la legislatura pasada".

Con estas palabras, Mañueco se ha referido a la reclamación de avances en materia de financiación autonómica, lo que ha ejemplificado en la reivindicación del pago de los 440 millones de euros que la Junta pide actualmente al Gobierno central como compensación por la desviación de las entregas a cuenta y la recaudación del IVA de ejercicios precedentes.

"Tiene que decidir con quién está, si está con el sanchismo o está con las personas de Castilla y León", ha resumido Mañueco.

En el mismo sentido ha transcurrido el cara a cara del presidente con el portavoz del Grupo Mixto, Pablo Fernández (Podemos), que se ha interesado también por los dos primeros meses de gobierno y le ha pedido que empiece a trabajar por los ciudadanos.

Mañueco ha afirmado que el Ejecutivo que preside "trabaja a pleno rendimiento desde el minuto uno en beneficio de las personas de Castilla y León, y así va a ser a lo largo de cada minuto desde aquí al final de la legislatura, aunque usted no lo vea o no lo quiera ver".

Para el representante de Podemos, "a lo único a lo que se ha dedicado" el nuevo Ejecutivo autonómico ha sido a "rapiñar y mancillar" hasta convertir Castilla y León en un "mercado persa" en el que se "intercambian cromos, ayuntamientos y diputaciones".

Fernández ha afirmado que Mañueco no ha dado "ni un palo al agua" desde que es presidente y se ha refugiado "como un avestruz", en lugar de afrontar los problemas de Castilla y León, lo que en su opinión demuestra "vagancia".

En su dúplica, Mañueco ha acusado a Fernández de pasarse "todo el verano glosando las bondades de un gobierno de coalición", en referencia al frustrado por el momento acuerdo entre el PSOE y Podemos para el Gobierno de la nación, mientras que se ha mostrado crítico con el de Castilla y León.

Se ha preguntado "qué le parece mal" de las diferentes acciones del Ejecutivo, entre otras en materias como la reivindicación de financiación autonómica al Gobierno central, los datos de empleo, la apuesta por la mejora de la sanidad, el modelo educativo "de vanguardia", las mejoras en el ámbito universitario, las negociaciones con los empleados públicos o con los agricultores y ganaderos.

"Lo importante no es que usted lo vea o no lo quiera ver, sino que lo vean las personas de Castilla y León. ¿Qué ha hecho usted todo este verano, a parte de velar por los intereses de sus jefes? ¿No será que el que tiene que ponerse a trabajar por los intereses de Castilla y León es usted?", ha rematado Mañueco.EFE