EFEValladolid

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha expresado este viernes "comprensión y cariño a todos los profesionales" de la Sanidad, tanto a "los que se han manifestado" en contra del decreto que enmarca la negociación sobre las restricciones laborales para combatir la covid, como "a los que no lo han hecho" (manifestarse).

En una rueda de prensa convocada para analizar negativamente la Ley de Educación aprobada ayer en el Congreso de los Diputados, preguntado por las manifestaciones que ayer protagonizaron centenares de sanitarios a las puertas de los hospitales y la Consejería de Sanidad, Mañueco ha insistido en la "gratitud" hacia los profesionales que han desarrollado un "trabajo a veces extenuante a lo largo de estos meses" para cuidar a los pacientes.

El presidente ha insistido en el mensaje lanzado ayer por el vicepresidente, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en el sentido de que ha existido un problema de comunicación en este conflicto: "tenemos que hacer un esfuerzo para explicar mejor nuestra postura", ha detallado.

En esta línea, Mañueco ha reiterado que el decreto es "un marco general" pero no delimita las condiciones en que tendrán que desempeñar sus labores los sanitarios, ya que quedan a la negociación entre sindicatos y la Consejería de Sanidad, cuyo acuerdo se ha comprometido a respetar: "empeño mi palabra en su cumplimiento", ha dicho.

Por esta razón, ha lanzado un "mensaje de tranquilidad y diálogo", ya que ha defendido que "si por algo se caracteriza la Junta" es por su política de "mano tendida": "no se va a hacer nada que no esté negociado en la Mesa de Sanidad".

No obstante, ha apuntado que los cambios en las condiciones laborales de los profesionales sanitarios "simplemente" se utilizarían "para los momentos críticos de la pandemia", por lo que ha confiado en que no haya que recurrir a ellos.

De hecho, Mañueco ha expresado que "parece que la incidencia (de la covid-19) nos empieza a dar un respiro", aunque ha añadido que no valen confianzas ante este virus y ha pedido que "nadie baje la guardia".EFE