EFEZamora

La Junta de Castilla y León ha celebrado este domingo en el campus Viriato y el recinto ferial Ifeza de Zamora el examen de oposición para optar a una de las 208 plazas públicas de operario de servicios sanitarios, con 7.369 aspirantes inscritos.

Los candidatos a las plazas han realizado un examen de una hora y media de duración que se ha iniciado con retraso debido a la logística que ha sido necesaria para controlar el acceso y la identificación de los aspirantes a las plazas.

Entre los aspirantes algunos han reconocido al término de la prueba que les había resultado más fácil de lo previsto mientras que otros han admitido que se presentaban únicamente por probar suerte y ha habido algunos inscritos que finalmente no han acudido al examen celebrado en Zamora para las plazas de toda Castilla y León.

Los opositores se han enfrentado a setenta preguntas tipo test, con siete de reserva, que han debido contestar en una hora y media de tiempo máximo.

Como ejemplo, la primera pregunta interrogó a los candidatos sobre la antigua categoría que se correspondía con la conocida como técnico especialista de alojamiento tras el decreto 85 de 2009.

Entre los opositores que han salido con esperanza de lograr plaza ha figurado Juan Ángel Martín, un vecino de Valladolid que es la segunda oposición a la que se presentaba y que salió más satisfecho que la primera vez.

El examen de oposición se lo ha preparado durante un año y tras realizarlo ha opinado que si habías estudiado era fácil y además había muchos opositores que no habían acudido.

Como única pega ha puesto el hecho de que en el recinto ferial Ifeza, donde se examinaban 4.653 opositores, no estuviese la calefacción puesta, por lo que hacía mucho frío con el riesgo de coger una pulmonía u otra enfermedad por optar a una plaza de Sacyl, lo que es "una ironía", ha manifestado este opositor.

Otros han expresado su intención de quejarse por escrito de esa circunstancia, al entender que estaban en desventaja por realizar el examen en esas condiciones de temperatura frente a los 2.716 opositores que se examinaron en el campus Viriato, en aulas de las Escuelas Politécnica, Magisterio y Enfermería.

Una veintena de las plazas estaban reservadas a personas con algún tipo de discapacidad y entre los cerca de seiscientos candidatos a una de esas plazas ha figurado Consuelo Delgado, que ha acudido procedente de León a realizar el examen.

Delgado se ha mostrado con esperanzas de obtener plaza pese a que únicamente había estudiado dos meses la oposición y era la primera vez que se presentaba a una prueba de este tipo. EFE