EFEValladolid

Medio millar de estudiantes estrenará en Valladolid, a partir del próximo curso escolar 2022/2023, la nueva sede de la Escuela de Arte y Superior de Restauración y Conservación de Bienes Culturales, que este lunes ha visitado la consejera de Educación, Rocío Lucas.

Más de ocho millones han costado las obras de rehabilitación, ampliación y dotación de equipamiento de las nuevas instalaciones, acondicionadas desde 2017 en el antiguo IES Santa Teresa, en desuso desde 2009, y que ampliará las prestaciones que desde hace décadas ofrece la actual sede, en el centro histórico de la capital.

"La calidad y excelencia no es sólo cuestión de docencia sino también de equipamientos e infraestructuras", ha explicado Lucas a los periodistas durante la visita a las nuevas instalaciones en una superficie de casi 10.000 metros cuadrados para albergar en ocho aulas el Bachillerato de Artes, con una especialidad en escultura.

Acogerá también varios ciclos de Formación Profesional de grado superior relacionadas con la decoración e ilustración, impresión, forja, modelado, conservación y restauración, fotografía y talado en madera y piedra.

Todos los espacios, incluidos almacenes, talleres, aulas, biblioteca, salas multiuso, de reuniones y profesores, así como departamentos y espacios administrativos, "cumplen con todos los requisitos actuales relativos al ahorro energético", con placas solares y fotovoltaicas, ha precisado la consejera.

Suman en total dieciocho unidades escolares para unos 540 alumnos, de ellos 460 en turno diurno y 80 en vespertino, lo cual "viene a demostrar el interés y compromiso de la Consejería de Educación con las enseñanzas que se impartirán en este centro y que están rindiendo excelentes frutos", ha añadido Lucas.

Estas instalaciones y dependencias "han sido muy demandadas y esperadas por todos, también para el barrio", ha apostillado antes de realizar un recorrido acompañada, entre otros, por la directora provincial de Educación, Agustina García.

La consejera, por otra parte, ha salido al paso de las críticas de la mayoría de los sindicatos representados en la Mesa Sectorial de Educación, al afirmar que las 2.427 plazas de docentes que serán convocadas para reducir el porcentaje de interinos a partir del próximo curso escolar, responden a la normativa vigente.

Lucas se ha referido a la ley de estabilización, que exige la convocatoria de plazas sin titular y correspondiente a cursos y especialidades concretas.

Antes de que finalice este 2022, la Consejería de Educación convocará los procedimientos para cubrir 2.427 plazas de estabilización, de ellas 1.324 pertenecientes a la nueva propuesta y 1.103 previamente ofertadas, con 561 plazas de maestros y 1.866 del resto de cuerpos,

Con esta oferta, las necesidades de maestras han quedado cubiertos, no así las de profesores de Educación Secundaria, por lo que habrá que esperar a diciembre de 2023 para lograr reducir, hasta el 8 por ciento recomendado, el porcentaje de interinos en el ámbito de la educación no universitaria, ha concluido. EFE